Miedo y muerte dejan las Farc en el Chocó

16 campesinos muertos y tres desaparecidos es el balance por las incursiones de las FARC a veredas y corregimientos de los municipios de Riosucio y Unguía, Chocó, durante la última semana. La violencia en esta apartada zona del Chocó obedece a la guerra territorial que libran la guerrilla de las Farc y el bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas

16 campesinos muertos y tres desaparecidos es el balance por las incursiones de las FARC a veredas y corregimientos de los municipios de Riosucio y Unguía, Chocó, durante la última semana.

Mientras en el corregimiento Taparal, jurisdicción de Riosucio, continúan desaparecidos 3 aserradores y el miedo se apoderó de cientos de campesinos que denuncian que las FARC los señala de colaborar con las Autodefensas, en Unguía fueron asesinados otros cuatro labriegos.

El último hecho se presentó en la vereda Arquía Limón, según denunció el director de la UMATA de Unguía, Jesús Emilio Hinestroza.

Estas nuevas muertes provocaron el desplazamiento, por el miedo a la violencia, de cerca de 350 familias de veredas y corregimientos vecinos, que en este momento se dirigen a la cabecera municipal de Unguía.

La primera incursión guerrillera a mediados de la semana anterior dejó 12 aserradores del corregimiento de Taparal muertos, cuando hombres del quinto frente de las Farc llegaron con lista en mano y se llevaron algunas personas que luego aparecieron degolladas y torturadas.

La violencia en esta apartada zona del Chocó obedece a la guerra territorial que libran la guerrilla de las Farc y el bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas, por lo que los propios campesinos angustiados se preguntan quien los cuidará cuando se desmovilice este bloque de las Autodefensas.

El Ejército asegura que ya retomó el control de la zona.

Cargando