Greenpeace protesta contra explotación ilegal de madera amazónica

Un grupo de activistas de Greenpeace protestó en un centro comercial de Sao Paulo contra la explotación ilegal de madera en la Amazonía.

SAO PAULO.--- Un grupo de activistas de Greenpeace protestó en un centro comercial de Sao Paulo contra la explotación ilegal de madera en la Amazonía.

Varias decenas de manifestantes, procedentes de Argentina, Brasil, Chile y Reino Unido, extendieron una enorme pancarta con la frase "No compre la muerte de la Amazonía" frente a la fachada del centro comercial D&D.

Greenpeace pretende con esta campaña alertar a la sociedad sobre la destrucción de la selva amazónica, y se escogió el citado centro comercial porque alberga algunas de las más exclusivas tiendas de decoración del país.

De acuerdo con la organización ecologista, cerca del 85 por ciento de la madera extraída de la Amazonía es consumida por el mercado brasileño, que tiene su fuerte en Sao Paulo.

Por esa razón, los activistas distribuyeron panfletos en los que piden a la población que exija que los muebles y los productos de madera en general tengan el certificado FSC (Consejo de Manejo Forestal, según sus siglas en inglés), que garantiza que los árboles fueron cortados siguiendo las normas ambientales y sociales.

Datos del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) indican que el 80 por ciento de la madera de la Amazonía es extraída de forma ilegal por madereras que derriban árboles sin tener la respectiva licencia ambiental.

"La ilegalidad y la destrucción son marcas registradas de la industria maderera que opera en la Amazonía", afirmó Rebeca Lerer, miembro del comité de Greenpeace encargado de la defensa de la mayor reserva ambiental del mundo.

Greenpeace considera que los consumidores tienen la suficiente fuerza para presionar a la industria maderera para que explote de forma sostenible los recursos de la región amazónica.

La organización agregó que la campaña de defensa de la Amazonía ha tenido buena acogida en el exterior y citó el caso del grupo francés Lapeyre, que anunció que en un plazo de cinco años sólo comprará madera certificada.

La canadiense Gibbard Furniture Shops, principal importadora de caoba de ese país, también anunció que dejará de comprar madera de esa especie en vía de extinción.

En España, tres importadoras madereras cancelaron sus contratos con cinco empresas brasileñas denunciadas por Greenpeace por comprar madera ilegal.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir