Iván Velásquez como MinDefensa, ¿genera tranquilidad en las FFMM?

Panelistas consideran que el nuevo ministro de Defensa tendrá desafíos al generar confianza en la institución y garantizar condiciones de seguridad.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

 

En Hora20 todo el análisis al nombramiento de Iván Velásquez como ministro de Defensa del gobierno entrante de Gustavo Petro. Se debatió sobre su perfil, el impacto de su llegada a comandar las Fuerzas Militares y las resistencias que pueda generar su nombre ante su recorrido por investigar en distintas ocasiones el fenómeno del paramilitarismo y la parapolítica. También un análisis a los desafíos que tenga en adelante en materia de seguridad, confianza en las Fuerzas Militares y las reformas que plantea el nuevo gobierno.

Finalmente, Gustavo Petro dio a conocer uno de los nombres de su gabinete ministerial que generaban más dudas e incertidumbres, el del ministro de Defensa que a partir del 7 de agosto será Iván Velásquez. El abogado, experto en asuntos de derechos humanos e investigador de varios hechos de corrupción en Colombia y Guatemala estará a cargo del Ministerio de Defensa. Velásquez ha sido uno de los principales investigadores de las ejecuciones extrajudiciales o de los abusos de la Fuerza Pública contra la sociedad civil, así como el principal investigador de la parapolítica, esto cuando ejerció como procurador departamental de Antioquia y posteriormente como magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia entre el año 2000 y 2012. También se desempeñó por varios años como comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala donde destapó varios escándalos de corrupción. Por su labor fue expulsado ante la orden del presidente de ese país de suspender las labores de la Comisión.

Velásquez llegará a comandar una de las carteras más importantes del país, pues será la de garantizar la seguridad y el orden en todo el territorio nacional, pero con enormes retos en materia anticorrupción al interior de las filas; enfrentar un deterioro en la seguridad o la recuperación de confianza, pues mediciones como la de Invamer Poll, demuestran que el gobierno saliente deja los niveles de aprobación tanto de la Policía como de las Fuerzas Militares en su peor momento. Las Fuerzas Militares están en el 55 por ciento de aprobación, pero hace cuatro años eran del 72 por ciento, mientras que la Policía tiene un 58 por ciento de desfavorable, cuando en 2018 era un 52 de imagen favorable.

Lo que dicen los panelistas

Jorge Mantilla, politólogo y director de dinámicas del conflicto de la Fundación Ideas para la Paz,planteó que es necesario mirar de dónde se viene ante los ministerios de Molano y Guillermo Botero, “Velásquez es un hombre de peso en su trayectoria y hay un mensaje para el sector defensa que es fuerte en términos de lo que pueda pasar”. Agregó que, al ser una figura cercana a Gustavo Petro, se le va a meter otro tono a la reforma a la Policía, el tema anticorrupción, así como una oportunidad para que el país se ponga el día en materia de lucha contra la criminalidad organizada, en la cual Velásquez ya ha trabajado.

Destacó que el Centro Democrático va a tener que aprender a hacer oposición, pues cree que es normal que no les guste el nombre y que lleguen los debates de control político y de moción de censura. “Venimos de un contexto donde era claro que Uribe buscaba la derrota de Farc, Santos fue claro con la paz, Duque deja un enorme bache de liderazgo y falta de estrategia de hacia dónde van los temas de seguridad y, ahora falta ver Petro qué es lo que formula al respecto”, planteó.

Para Luis Fernando Trejos, profesor de la Universidad del Norte y experto en asuntos de seguridad,con Velásquez se está ante un personaje con prestigio en términos de investigaciones, lucha anticorrupción, pero plantea que Petro al igual que otros gobiernos, tropieza con la misma piedra de otros presidentes de poner a alguien que no tiene el perfil que corresponda a estudios previos en materia de seguridad, “sí hay conocimiento en defensa de derechos humanos y corrupción, pero eso es algo mucho más hacia adentro; no sé si es doctrina Damasco o si viene una doctrina con un énfasis marcado en derechos humanos”.

Explicó que no espera purgas ni cacería de brujas, sino un cambio de cúpulas como suele ocurrir cuando hay cambios de gobierno, pero aseguró que el nuevo ministro puede ayudar a mediar en un ambiente de tensión por la llegada de a la presidencia de una persona que estuvo en la guerrilla, “puede que sea un mediador que logre bajar presión en las Fuerzas Armadas, pero si no hay intermediador, puede que se genere tensión, e incluso se podría generar mayor lentitud en las relaciones”, concluyó.

Luz María Sierra, periodista y directora de El Colombiano,aseguró que el nombramiento es sorpresivo, pero merecido en la medida que ha hecho un trabajo en el sector público el cual ha sido reconocido, y asegura, que responde también a la línea de nombramientos que mantiene Gustavo Petro de tener gente reconocida y con mucha trayectoria. Sin embargo, destaca que Velásquez sí representaría un golpe fuerte para los militares, “él es un tipo recio, de carácter y a diferencia de otros ministros, él no se pondrá el camuflado; no creo que llegue en esa tónica”, en esa medida, comenta que se verá un cambio sustancial ya que la vida del nuevo ministro ha estado marcada en investigaciones y lucha anticorrupción, “no creo que cambie su énfasis, y eso puede ser un problema porque muchos que se han hecho de vista gorda porque se han dedicado a la guerra y no han prestado atención corrupción; acá los derechos humanos serán importantes”.

Afirmó que si Velásquez dura más de un año sería una verdadera sorpresa por su temperamento y los logros que espera tener en materia anticorrupción.

El coronel (r) John Marulanda, director de Acore, experto en asuntos de inteligencia y consultor en seguridad,señaló que el nombramiento es inesperado en la medida que es una persona que conoce del manejo anticorrupción y de derechos humanos, pero que no sabe mucho de estrategia táctica militar. Sin embargo, recuerda que quienes han estado en el ministerio son figuras ajenas a la naturaleza institucional, y muchas veces han sido ministros exitosos.

Afirmó que quienes lleguen a ser ministro es algo episódico, “las Fuerzas continúan civilistas, institucionales y constitucionales como nunca y están para que la democracia funcione y esperar que eso avance con el nuevo gobierno”, pues se reafirma en la posición que las Fuerzas Militares son apolíticas.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir