Editorial
Editorial

Lennon amó

Es 8 de diciembre y hace 40 años le vaciaron el tambor de un revolver a John Lennon, en la puerta de su casa, al lado de su esposa.

Un feliz amanecer para todos los oyentes de Caracol Radio. Martes 8 de diciembre de 2020, un día en que todos los que me conocen esperan que diga algo y algo muy sesudo, muy sentido, muy trascendente, muy a la altura de lo que significa el día para mí.

Para mí y millones de almas que hoy, independientemente del idioma, la geografía, las creencias religiosas, el color de la piel o de los ojos... independientemente de todo, sentimos que el corazón se nos ablanda. Es 8 de diciembre y hace 40 años le vaciaron el tambor de un revolver a John Lennon, en la puerta de su casa, al lado de su esposa, llegando de hacer lo único que realmente hizo muy bien en su vida: música.

Es 8 de diciembre y se nos pide un catálogo de genialidades extraídas directo de la memoria de Lennon, que es intocable, que es sagrado, que es mítico. Y no es fácil, porque Lennon fue un ser humano excesivamente humano... irascible, obstinado, adicto, cínico, soberbio, vengativo, fanfarrón, necio, buscapleitos, inseguro, boquiflojo... ¿sigo? Palabras que encajan perfectamente en la humanidad del hombre-mito, y que seguramente describirían a medio planeta.

Le puede interesar:

Tal vez ese es el gran atractivo de Lennon: demostrarnos que un tipo común y corriente, un mozalbete irreverente y altanero, un pez más en medio del océano, podía conmovernos hasta ese rincón especial que cada uno tiene en su propio adentro.

Ayer no más celebrábamos un aniversario de la entrega del Nobel a Gabo, y del propio García Márquez son estas palabras que tan bien describen lo que produjo el asesinato de Lennon hace 40 años: "En un siglo en que los vencedores son siempre los que pegan más fuerte, los que sacan más votos, los que meten más goles, los hombres más ricos y las mujeres más bellas, es alentador la conmoción que ha causado en el mundo entero la muerte de un hombre que no había hecho nada más que cantarle al amor. Es la apoteosis de los que nunca ganan".

Digo lo que dijo Gabo porque hoy, a diferencia del resto del año, hablar sobre John Lennon me cuesta. Tanto, pero tanto que, además de Gabo, prefiero sea Lennon quien hable de él.

"Oh, mi amor, por primera vez en mi vida mis ojos están completamente abiertos. Oh, mi amante, por primera vez en mi vida mis ojos pueden ver: veo el viento, veo los árboles; todo está claro en mi corazón. Veo las nubes, veo el cielo; todo está claro en nuestro mundo. Oh, mi amor, por primera vez en mi vida mi mente está completamente abierta. Oh, mi amante, por primera vez en mi vida mi mente puede sentir. Siento el dolor, siento los sueños; todo está claro en mi corazón. Siento la vida, siento el amor: todo está claro en nuestro mundo".

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir