Editorial

Calderón

Ricardo Calderón es uno de esos sujetos admirables, que ha pasado la vida dedicado al periodismo serio, manteniendo las distancias del poder.

Hace poco, antes de que se hiciera pública la noticia de que el periodista Ricardo Calderón llegaba a la dirección de la revista Semana, hice el ejercicio de pescar los principales titulares en Google sobre este periodista de bajo perfil que ha mantenido una vida lejos de las veleidades del mundillo de la élite periodística y de los reflectores que alumbran el ego de tantos en este oficio.

Me encontré con estos:

Ricardo Calderón, el periodista 'invisible' que revela la corrupción de militares colombianos.

La cara digna del periodismo: Ricardo Calderón.

Ricardo Calderón, el periodista anónimo detrás de grandes investigaciones.

El reportero que ha depurado la Inteligencia

Ricardo Calderón es uno de esos sujetos admirables, que ha pasado la vida dedicado al periodismo serio, manteniendo las distancias del poder y entendiendo que el deber del periodista es servir, pero servir a la gente de la única manera en que los periodistas podemos hacerlo: buscando la verdad, con atención suprema a la ética y al equilibrio.

Por cerca de tres décadas, ha sido impecable investigador, y qué grato sería que quienes nos oyen y se preguntan quién es este Ricardo Calderón, se pasearan por ese internet que hemos dejado maneje nuestras vidas y al que todo le creemos a pie juntillas, y descubran lo que es evidente para la inmensa mayoría de colegas de este país: que su designación es un claro homenaje a la meritocracia, un reconocimiento genuino a la tarea del investigador, una señal de que los nombramientos en este país no siempre se nos presentan en el marco de la injusticia, el tráfico de influencias o la lagartería. Calderón, el mismo que con poco más de cuarenta años recibía el premio Simón Bolívar a Vida y Obra, en el entendido de que, a pesar de su juventud, había tenido en ese momento, 2013, una vida profesional contundente y sólida.

Le puede interesar:

En ese entonces, el acta del jurado lo describía así: "lejano del reconocimiento público y de las adulaciones, Ricardo Calderón ha dedicado la vida a defender la verdad. Durante dos décadas ha denunciado y documentado interceptaciones ilegales, ejecuciones extrajudiciales, delitos cometidos desde las cárceles, irregularidades en contratación de las Fuerzas Armadas y desgreño en sus centros de reclusión, oscuros acuerdos con los paramilitares y dineros calientes en el fútbol. Gracias a su labor vertical, incorruptible, el país ha conocido la maldad de docenas de delincuentes que han atentado contra su honra y vida. Su tesón, rectitud y ejemplar dedicación al oficio, hacen que Ricardo sea merecedor del premio más importante del periodismo colombiano: Vida y Obra".

El mismo Calderón que ganó hace unas semanas el prestigioso María Moors Cabot, que otorga la Universidad de Columbia, y lo recibirá la semana entrante como director.

Para los periodistas de siempre, es un momento clave en la historia de este oficio, y para las nuevas generaciones de colegas es la prueba de que el talento, la dedicación, la entrega y la ética sí son claves para escalar los peldaños de la vida profesional.

Tamaña decisión ha tomado la revista Semana al convertir en su director a quien por casi treinta años ha firmado los grandes artículos, las grandes investigaciones de esa casa editorial. Un destello en el cielo que conforta, que guía, que ilumina la oscuridad. No podía elegirse un mejor sucesor para Alejandro Santos, querido y respetado por su equipo, y quien, ahora como presidente de Publicaciones Semana enfrenta un nuevo y merecido reto. Solo orgullo puede producirle a los Santos ver llegar muy arriba a un prudente y discreto ángel.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir