Lo más leído

  • Pronostican que Marte tendrá ciudad con un millón de habitantes en año 2100
  • Los 10 generales llamados a la JEP por los llamados falsos positivos
  • Entre lágrimas, Ingrid Betancourt le da su despedida a Herbin Hoyos
  • Fiscalía radicó demanda de extinción a bienes del gobernador del Magdalena
  • Invitan a tomar precauciones por presencia de polvo del Sahara en Cartagena
  • James en Twitch: "No me digan que soy malo o los bloqueo, las hue..."

Hoy es noticia

Más temas
Editorial
Editorial

País vajilla

La mesura, la tranquilidad, la ponderación no pueden hacerse añicos.

Dos países. Siempre dos países. El país que debería ser y el país que es. El país en letra de molde y el país de garabatos. El país razonable y el país movedizo. El país ideal y el país real.

En el país arquetípico no hay otro imperio que la ley y el respeto a las decisiones de la autoridad, máxime si emanan de los recintos de la justicia.

En el país efectivo, el que no lee columnas, ni atiende panelistas, ni domina las virtudes supremas de la lógica jurídica... en ese país, las cosas son a otro precio y la verbalización de lo que sienten sus habitantes la cocemos todos, aunque creamos que no prestándole atención se desvanece. En ese país, las palabras son crudas y directas: Uribe privado de la libertad y los otrora guerrilleros en el Senado.

Iván Cepeda sobre Álvaro Uribe: "Fue una decisión tomada con bases sólidas"

Porque una cosa es el ejercicio de la justicia, válido y respetable en toda democracia, y otra el sentido de agradecimiento de millones de colombianos a los cuales explicarles a satisfacción por qué Uribe está privado de la libertad va a ser una proeza hercúlea.

Si las lógicas de la justicia encajaran en las de la gente, seríamos una nación distinta, pero somos lo que somos: un plato de la vajilla que reventó contra el piso y del que, cada vez que se recoge un pedazo, escapa de las manos solo para caer y romperse en más trozos. Ayer, con la decisión de la Corte Suprema de Justicia, acertada o no, necesaria o no, los trozos se hicieron más generosos. Y no podemos permitirlo. La mesura, la tranquilidad, la ponderación no pueden hacerse añicos.

Los jueces también se equivocan: Cancino sobre decisión contra Uribe

Entender que la Corte obró en derecho no es algo que se dé naturalmente en buena parte de una nación que ve extralimitación, injusticia, persecución y hasta ánimo vindicativo en la decisión de ayer. Ingenuo sería pensar que, como la decisión se ajusta al derecho, todos van a digerirla. Pero hay que insistir en atender razones, aunque no se compartan, en respetar la institucionalidad y en confiar que los intereses de unos y otros se sirvan precisamente con las garantías de la democracia.

Bien haríamos en entender que la burla de mal gusto o el triunfalismo escandaloso no deben tener cabida hoy; tampoco el odio y el resentimiento.

Quienes comulguen con la decisión de ayer, exhiban gallardía al referirse a los sentires ajenos. Y quienes hayan resentido el obrar de la Corte, acátenlo como demócratas y entiendan a los corazones que palpitan a otro ritmo.

Daniel Coronell sobre Uribe: Ellos pretendieron engañar a la Corte

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir