Lo más leído

  • Paola Jara y Jessi Uribe antes de sus cirugías plásticas
  • Con esta foto, Paulina Vega presumió sus hermosos glúteos
  • El golazo que le anularon a James contra el Leeds en Premier League
  • Se van quedando atrás: los iPhone que no se podrían actualizar a iOs 15
  • Millonaria pérdida dejó un incendio estructural en Ibagué
  • América aprovechó las bajas de Nacional y lo goleó

Hoy es noticia

Más temas
SIN NORTE
SIN NORTE

Las protestas que unen a EE. UU

La lucha contra racismo está uniendo a los estadounidenses, creando lazos sociales y generando un sentido de comunidad escaso en EE. UU

El lugar de los afroamericanos en la sociedad dividió a Estados Unidos durante siglos, hoy lo une. La lucha contra racismo está uniendo a los estadounidenses, creando lazos sociales y generando un sentido de comunidad escaso en EE. UU.. Trump se niega a ver esto y quizá por eso perderá elección.

Las marchas Black Lives Matter continúan, aunque ya no las veamos en los medios y se diga que no van a lograr mucho. Las critican porque son violentas, porque no tienen un líder ni objetivos claros. Dicen que son un pretexto para escapar del aburrimiento de la cuarentena. Pero más allá de las críticas, están generando cambios profundos.

El perfilamiento de vándalos, bárbaros, saqueadores y anárquicos de izquierda radical que Trump promueve contra los manifestantes, poco tiene que ver con la realidad. Los primeros días de las protestas, Trump acusó a los participantes de ser terroristas miembros Antifa (grupo anti-facista de EE.UU.), pero el propio FBI desmintió las acusaciones diciendo que Antifa no estaba detrás de la violencia de las marchas. Además, los reportes de la policía en el país muestran que muchos de los saqueos, los incendios y la violencia estaban siendo generados por hombres blancos de extrema derecha asociados al grupo Boogaloo y otras pandillas.Las marchas han sido sobretodo pacíficas y han tratado de cumplir las recomendaciones de sanidad.

Piedad Córdoba pide a Uribe y Petro retirarse de la política

Es ejemplar como los que participan en ellas usan tapabocas y voluntarios pasan cada tanto repartiendo gel desinfectante. Voluntarios también repartieron gratis los primeros días de junio cascos de protección, agua, gafas, máscaras, comida, agua con bicarbonato y leche para calmar el efecto de los gases lacrimógenos. De hecho, a la entrada de lo que hoy es la Plaza Black Lives Matter en Washington, tres habitantes de la calle cuidaban un buffet de provisiones donadas para la seguridad de los participantes. Provisiones que hasta se compartieron con policías que se acercaban y que horas atacaron con gases lacrimógenos, explosivos y balas de goma a los manifestantes pacíficos.

La gente salió y asumió el riesgo de la violencia y el posible contagio del Covid 19 porque la lucha contra el racismo los volvía a hacer sentir personas y parte de una comunidad. Todo tipo de estadounidenses: blancos, negros, asiáticos, hispanos, indígenas, inmigrantes se encontraron en ellas, se reconocieron e interactuaron como humanos, algo que pocas veces se vive en Estados Unidos donde el miedo al otro y el individualismo reina.

Gobierno levanta la excepción establecida para mayores de 70 años

Paradójicamente, el número de contagios en las marchas fue muy reducido y expertos dicen que el repunte de casos en Estados Unidos no se dio por cuenta de las manifestaciones sino de la reapertura económica y los eventos en lugares cerrados como los discursos que hizo Turmp en Oklahoma y Arizona. A nadie en esos eventos se les exigió tapabocas, desinfectante ni distanciamiento y al menos 8 miembros del equipo de Trump resultaron infectados tras los eventos.

El movimiento Black Lives Matter no tiene líder y no tiene un objetivo político claro como en su momento lo tuvo Martin Luther King y MalcomX cuando luchaban por el voto negro y los derechos civiles, porque quizás entendió que el verdadero cambio no empieza en la política, ni se da modificando leyes que al fin y al cabo han burlado la dignidad y la vida de los afroamericanos en los últimos 400 años.

Quizás entendieron que para lograr el cambio que buscan no se necesita el patrocinio del mercado que cambia de antifaz para unirse a las filas de la protesta pero que durante tanto tiempo los discriminaron. Quizás entendieron que no se necesita a los grandes medios de comunicación que poco les importa entender el problema, sino que buscan el terror y la polémica para aumentar la audiencia y la pauta.

Hospital San Juan de Dios, una historia de abandono y negligencia

Lo que Black Lives Matter plantea es mantener una discusión viva que genere un cambio horizontal, común, de todos para todos. Plantea reinterrogar nuestros vicios racistas diarios, palabras que usamos, las pequeñas cosas que hacemos, lo que aprendimos en el colegio, quiénes son nuestros ídolos y referentes, y qué privilegios y facilidades tenemos que ellos no.

Plantea un recuestionamiento personal que como consecuencia generan efectos como ya empezamos a ver en Nueva York donde el alcalde Bill de Blasio redujo en 1000 millones de dólares el presupuesto de la policía para invertirlo en otros programas sociales.

Así las cosas: si el gobierno colombiano promueve el día sin IVA en el que las aglomeraciones son en espacios cerrados y con alto riesgo de contagio, porque no pensar en una marcha al aire libre a favor de la comunidad afrocolombiana por todo lo que le han dado al país y rechazando el racismo contra ellos. Ya sabemos al menos que es mucho más seguro que incentivar aglomeraciones de personas que luchan por comprar.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir