Mercado de alimentos
Mercado de alimentos

Plaza de Mercado de Manizales busca la normalidad en momentos difíciles

Los precios de algunos productos han tenido alzas, dicen comerciantes.

Mercado de Manizales /

En tiempo de crisis el sector agrícola toma especial protagonismo para que los alimentos no falten en la despensa de todos los colombianos, es por eso que los comerciantes de la Plaza de Mercado de Manizales se adaptan a nuevos y reducidos horarios para abastecer a las familias de productos como la fruta del Valle del Cauca, verduras de Antioquia, papa y tubérculos de Nariño, así como otros alimentos de los municipios de Caldas y las veredas de Manizales.

El gerente de la plaza, Justo Pastor López, aclara que Corabastos en Bogotá es el principal regulador de los precios para las ciudades medianas y pequeñas del país, por lo que todo lo que allí sucede afecta a millones de habitantes en otras regiones ya que maneja más de 200.000 toneladas de comida cada mes.

Dice que en general los productos de la canasta familiar empezaron a mostrar subidas aunque se nota más en la zanahoria, la habichuela, la guayaba y los cítricos que duplican su costo y empiezan a escasear por diversos factores como el cierre de fronteras en el departamento de Boyacá, que es la principal despensa de los colombianos.

Entre tanto la papa, que también apuntaba a incrementar su valor de manera desorbitada, reguló su costo gracias a la llegada de 3 tractomulas procedentes de Nariño, ya que allí muchos alimentos se quedaron represados por el cierre de la frontera con Ecuador.

En Manizales la Plaza de Mercado también intensificó las medidas de control sanitario con jabón líquido antibacterial y dispensadores de toallas en todos los baños, además de los lavados especiales de los diferentes pabellones varias veces al día.

Pese a los contratiempos los comerciantes de la zona mantienen sus actividades, pero los propietarios de los 50 restaurantes del lugar debieron cerrar sus locales desde hace varios días dejando a más de 200 familias sin su sustento diario y empezando a padecer los rigores de esta pandemia del COVID-19, que cambió al mundo.

Cargando