"Vuelven los cacerolazos: ¿Y el diálogo?"

Los analistas creen que las protestas seguirán, pero insisten en que se debe proponer para construir y respetar las posiciones en la mesa.

Debate a fondo en Hora 20 en torno del nuevo cacerolazo que se anuncia para el martes 21 de enero, por unas razones específicas que aparentemente son diferentes a las 104 solicitudes de las 13 propuestas del Comité de Paro.

Las razones de la nueva jornada están motivadas, según Fecode, en el asesinato de líderes sociales, los falsos positivos y las chuzadas a dirigentes políticos, magistrados y periodistas, aunque dicen estar dispuestos a una negociación con el gobierno.

Pero además se anuncia desde ya que habrá una “parálisis nacional en el mes de marzo” con movilizaciones que estarían condicionada a las respuestas del Gobierno Nacional frente al pliego que entregaron en diciembre.

Hay que recordar que el Gobierno ha sostenido seis reuniones con el comité sin resultados hasta ahora, pero mientras tanto ha adelantado acciones para responder a las protestas como la reforma a los créditos del Icetex y algunas medidas de corte social incluidas en la reforma tributaria como la devolución del IVA a los sectores de menores recursos.

También el presidente Duque instaló el 9 de enero la Mesa de Juventud, como parte de la Conversación Nacional y se comprometió a elaborar un documento Conpes.

Antes del cacerolazo del 21 de enero, mañana jueves está previsto uno promovido por la Alianza Colombia Libre de Fracking en protesta por el proyecto de borrador del decreto que regulará esa práctica de exploración y exploración minera.

Un asunto global

Desde la visión del historiador Juan Carlos Flórez, el descontento llegó para quedarse porque lo que se está viviendo es una época de descontento global en todos los rincones del mundo, donde se vive una guerra civil global no declarada.

“El descontento afecta a todo el que esté en el poder. En todo el mundo se deterioró lo público mientras el privado no responde”, afirmó en su reflexión.

Señala que mientras se buscan las salidas, seguirá el proceso de las marchas en el país.

Al poner en contexto el tema de las marchas, Paca Zuleta, directora de la Escuela de Gobierno de los Andes, señala que hay un descontento global, y hoy las personas pueden compararse de forma más clara y eso hace evidente la inequidad porque a nadie le gusta estar por debajo del promedio.

Pero además dice que para llegar a superar algo hay que empezar a generar confianza y en ese sentido le angustia el tono porque la desconfianza está creciendo.

“Que un presidente haya sido elegido, no quiere decir que la gente no pueda protestar”, dijo.

Según Iván Cancino, abogado y columnista, hay que extraer de las protestas muchas cosas válidas, pero presentar una propuesta porque cuando no hay un camino sino 104, empieza a haber problemas para el diálogo ya que son trampas para destruir y no para avanzar.

“Lo importante es identificar problemas prácticos y tratar de darles soluciones a corto, mediano y largo plazo”, dijo.

Para Edward Rodríguez, representante del Centro Democrático, debe haber un gran debate sobre las verdaderas problemáticas del país y la salida al problema debe centrarse en cómo se soluciona el descontento.

 

 

Cargando