editorial

Día Nacional de la Sinceridad

Este jueves no vamos a una especie de justa medieval, a una lid de caballeros andantes forrados en armaduras ideológicas y esgrimiendo mazos.

Ayer compartí en redes la foto de un escudo policial en el que se veía una calcomanía que rezaba “Soy policía y tengo tres hijos en casa, manifiéstate en paz”. Me pareció una amable manera de invitar a los que marchan a ejercer su derecho con respeto. Un mensaje universal pues, entre otras, creo que se trata de policías de un país vecino.

En medio de la sensibilidad propia de estos días, recibí mensajes muy similares, uno de ellos de un colega que se encarga de las comunicaciones de un reconocido líder de la izquierda. Me escribió lo siguiente: “ojalá también sacaras uno que diga soy estudiante, no me saques un ojo”. Ya entrados en el terreno de la visión, ojo: hablo de un jefe de prensa de un político colombiano, no chileno.

Le contesté amablemente lo que más o menos he contestado a varias personas. Que me había llegado esa foto, que no se trataba de algo planeado o diseñado. Textualmente le dije: “el buen comportamiento y el espíritu de paz se pide de todos”.

A lo que voy es que una de las cosas que tenemos que tener muy claro es que este jueves no vamos a una especie de justa medieval, a una lid de caballeros andantes forrados en armaduras ideológicas y esgrimiendo mazos o lanzas para aplastar al contradictor.

Mañana los colombianos saldrán a las calles a ejercer un valioso derecho constitucional, y a hacerlo con arreglo a la civilidad y a una cordura que no hay razón para que se extinga un jueves. La de todos los días.

No es un enfrentamiento Policía-estudiantes, ni Ejército-profesores, ni sindicalistas-Esmad ni nada por el estilo. No son los buenos contra los malos, ni la fuerza frente al lado oscuro. Es algo sensato y razonable, y de muchos carismas, matices y aristas, porque la vida no es blanco y negro. Es la manifestación popular de un sentir de descontento, y la única manera de que sea efectivo es que sea sincero, genuino.

Mañana no es día de rebaños, ni de manipulaciones, ni de hordas exaltadas, ni de fiebres colectivas. Cada uno vivirá su marcha como la sienta de corazón, y eso hará que la jornada sea valiosa.

Por eso nuestro tema de este miércoles es #MiMarchaEs y está abierto a que planteen ustedes cómo honestamente la sienten: mi marcha es una protesta contra los rezagos de la paz, mi marcha es una expresión de libre determinación, mi marcha es una nota en rojo para el Gobierno… pero también mi marcha es una afirmación de la confianza en el país, o mi marcha es quedarme en casa porque no siento necesidad de ir a la calle. La decisión es suya. Suya y de nadie másEste jueves no deje que nadie sea usted. Si desconfía de quienes se dejan manipular, no se convierta en uno de ellos. Este jueves es el día nacional de la sinceridad y la civilidad.

SUSCRÍBASE A LOS CONTENIDOS DE CARACOL RADIO EN GOOGLE NEWS. ENTRE AQUÍ Y HAGA CLIC EN LA ESTRELLA.

Cargando