La tierra tendrá zonas difíciles para sobrevivir, por el Cambio Climático

Lo dice el experto español Jonathan Gómez Cantero, quien teme que al planeta le esperan olas de calor y frío más extremas.

El Cambio Climático es una realidad, el planeta ya lo está sintiendo, aseguró el experto en climatología Jonathan Gómez Cantero, al referirse a los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Brasil, Jair Bolsonaro, quienes consideran que el Cambio Climático no existe.

En entrevista desde la hermosa ciudad española de Toledo, Gómez Cantero dijo, sin embargo, que por el Cambio Climático el planeta no va a desaparecer, pero como vamos, seguramente muchas regiones se volverán inhabitables, “en muchos lugares será más difícil sobrevivir”.

Gómez Cantero, quien presenta la información del clima en un canal de televisión de la región de Castilla-La Mancha, en su país y ha participado en diversas cumbres globales sobre el clima, dijo que el Cambio Climático se puede sentir con los datos sobre cómo cambian de manera fuerte las temperaturas. Mientras hablaba con Caracol Radio, dijo que en Toledo había una temperatura a la sombre por encima de los 40 grados Celsius y otras zonas de España tenían registros mayores. 

Vea también: Europa, ahogada con la ola de calor que se agravará en los próximos días

El Cambio climático tiene un fundamento científico muy claro”, insistió y anotó que “la cantidad de dióxido de carbono nunca ha sido tan alta como ahora”.

Y sobre consecuencias, considera que vendrán tormentas, huracanes y tifones más fuertes y también oleadas de calor y frío más extremos. Llegará el momento en el que el Ártico se quedará sin hielo en el verano, los incendios forestales serán mayores y llegarán más sequías.

Y en invierno, los niveles de frío serán superiores, las lluvias generarán mayores inundaciones, y muchos males más.

El experto Jonathan Gómez Cantero lamentó que tras el Acuerdo de París de 2015 el planeta no haya cambiado mucho y los problemas se mantengan, entre otras razones porque este acuerdo no es vinculante, es decir, los países no están obligados a cumplirlo.

Cargando