Había una vez un Deadpool, el modo insano de exprimir a un buen personaje

Con un refrito hecho especialmente para la navidad y haciendo una parodia de La Princesa Prometida, este film es una infortunada versión del antihéroe

Al igual que sucedió con Jack Sparrow, en la saga de Piratas del Caribe, Deadpool empieza a ser usado como un personaje que si bien es apreciado por la audiencia, su sobreexposición comienza a ejercer el efecto contrario.

Tan solo 15 minutos de material nuevo, donde se hace una parodia de The Princess Bride, la cinta de 1987, Había una vez un Deadpool se dedica a criticar las fallas argumentales de la segunda entrega de Deadpool, en un claro ejemplo de exprimir a un buen personaje. @caracoldepeli

 

 

Cargando