Al Campo

En la Sierra Nevada renovarán miles de cafetales envejecidos

Más de 2.000 hectáreas de cultivos serán reemplazados en un proyecto de la Alcaldía de Santa Marta, el Comité de Cafeteros y los campesinos.

Cafés de la Sierra Nevada /

Así como las personas, también envejecen las plantas y, aunque parezca increíble, con el paso de los años muestran arrugas y disminuyen su productividad. Eso está sucediendo con los cafetales de la Sierra Nevada de Santa Marta, en donde las cosechas son cada vez menores porque los cultivos tienen más de dos décadas y es hora de cambiarlos.

Esa necesidad fue identificada por la Alcaldía de Santa Marta, la Federación Nacional de Cafeteros y los pequeños cultivadores, que se han unido en un proyecto para renovar el 40 por ciento de las plantaciones de café del macizo montañoso para mejorar la productividad del sector y las condiciones del campo.

“La Sierra Nevada cuenta con 5.000 hectáreas de café, de las cuales el 40 por ciento está envejecido, por eso desarrollamos una mesa técnica con los pequeños caficultores y la Federación Nacional de Cafeteros para emprender la renovación de las plantas y mejorar la producción”, explicó Rafael de la Valle, subsecretario de Desarrollo Rural de Santa Marta.

En este proceso se reemplazaran más de 2.000 hectáreas de producción de café en la Sierra Nevada, grano que es considerado uno de los mejores del mundo porque se cultiva y crece en medio de las bondades de un macizo montañoso con diversos pisos térmicos y condiciones naturales especiales.

“Entregaremos este año un millón quinientas mil bolsas, el Comité Departamental de Cafeteros entregará las semillas y los campesinos pondrán los almácigos para realizar la siembra y la idea es de aquí al 2022 se tenga el cien por ciento de plantas renovadas”, aseguró Rafael de la Valle.

Renovación cafetera / Foto: Caracol Radio

De acuerdo con el funcionario, se trata de un proceso que tomará un periodo de tiempo un poco extenso para ver los cafetales produciendo cosechas pero que tiene muy esperanzados a los pequeños productores.

“La que renovaremos son plantas de más de 20 años que han disminuido su producción y no son rentables para nuestros pequeños productores, pero el proceso no será rápido porque inicia con la semillas en los almácigos por cuatro meses, luego pasa al lote y en por lo menos dos años es que empieza el pepeo o los primeros granos de café, la verdadera producción solo la veremos a los cinco o seis años”, expuso el Subsecretario de Desarrollo Rural del Distrito.

Es importante destacar que en jurisdicción de Santa Marta son 800 familias las que viven de la producción de café y que están recibiendo asistencia técnica de la Alcaldía y la Federación Nacional de Cafeteros para implementar buenas prácticas agrícolas.

Cargando