Asesinos en serie, un fenómeno recurrente en Colombia

Según el investigador Esteban Cruz, la mayoría de estos criminales también son delincuentes sexuales y sus víctimas son personas muy pobres.

El terrible caso que por estos días conmueve al país, el de Freddy Armando Valencia, conocido como "el monstruo de Monserrate", no es un caso aislado en Colombia, afirmó Esteban Cruz, profesor de la escuela de ciencias humanas de la Universidad del Rosario.

En entrevista con 6AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, el investigador dijo que en el país son frecuentes los casos de delincuentes que matan en serie, casi siempre son delincuentes sexuales y la mayoría de sus víctimas son personas muy pobres, muy vulnerables.

El profesor Cruz, quien dicta en El Rosario la clase "Asesinos en serie, análisis desde las Ciencias Humanas", afirma con base en sus investigaciones que los asesinos en serie son más una constante, pero sus casos han sido invisibles por las problemáticas de violencia que tiene Colombia.

Su investigación está condensada en el libro "Los monstruos en Colombia sí existen", en el que relata ocho casos de asesinos que mataron a más de 500 personas, en hechos con características similares al del llamado "monstruo de Monserrate".

Señala que generalmente estos criminales buscan alguna excusa, se presentan como víctimas de la sociedad y dejan ideas absurdas como la de que las mujeres son malas o malignas.

En su entrevista con Caracol Radio afirmó que tal vez los casos más demenciales fueron los protagonizados por Luis Alfredo Garavito, actualmente preso, y quien violó y mató a decenas de niños.

También el de Daniel Camargo Barbosa, "el sádico del Charquito", quien mató a casi 1.340 muchachas, fue detenido y condenado, pero se escapó de la cárcel de Gorgona, llegó a Ecuador y siguió matando. El profesor Cruz recuerda que este hombre es tal vez el único que logró escapar con éxito de la isla prisión ubicada en el océano Pacífico.

El investigador dijo que es difícil establecer un patrón de comportamiento sobre estos criminales, quienes son psicópatas, buenos mintiendo, buenos estafando y difícil para descubrirlos. En ese sentido, concluyó, cuando son capturados las gentes se sorprenden. Es el caso de Garavito, que cuando fue capturado, sus vecinos quedaron atónitos porque lo consideraban "una buena persona".

Temas relacionados

Cargando