Violencia género

Joven fue golpeada por habitante de calle en Neiva

“Nadie trató de ayudarme”.

()

Ana María Ramírez González es una joven de 20 años de edad, que hoy se convierte en el icono de la violencia de género a la que se exponen las mujeres en las calles de la ciudad de Neiva.

En su relato Ana María afirma que su defensa por los derechos de la mujer ha sido siempre marcada; por lo que no puede creer que hoy los moretones de los golpes que recibió en su cuerpo por un habitante de calle al defenderse porque tocó su cola.

El hecho ocurrió cuando la joven caminaba en cercanías del Hospital Universitario de Neiva, “un habitante de la calle me cogió la cola yo en medio de miedo y rabia lo manotee, y ¿qué gane por defenderme o no dejar que me manosearan?, una golpiza unas palabras groseras y como si fuera poco que me siguiera manoseando” dijo Ana María.

“Tanto que defiendo y digo que a la mujer no se le golpea, a los niños no se les viola, a las personas hay que respetarlas y qué la violencia también genera más violencia”, afirmó la joven.

La joven afirmó que gracias a la solidaridad de un joven que transitaba por el lugar logró defenderse de la agresión, “afortunadamente un muchacho me ayudó, porque nadie absolutamente nadie que pasaba por ahí trato de hacerlo, aunque le agradezco mucho a él me di cuenta que la sociedad sigue siendo primitiva y que ve algo común que la pareja le pegue a la mujer, lo digo porque después de ayudarme me pregunto que si el tipo que estaba encima mío en plena calle golpeándome era mi pareja”.

Sumado a la agresión, ahora es señalada por la sociedad, y culpada por usar ropa muy “mostrona”, “ya basta, basta de pensar que somos agredidas por cómo vamos vestidas por el lugar donde estamos o por la hora”, dice Ana María.

La Cruz Roja lanza una campaña en contra de la violencia de género

“Kioscos y ELLAS” estrategias para mujeres en riesgo de violencia

Padre Cindy: “No tomamos precauciones para evitar el feminicidio"

“Tenemos que solidarizarnos porque a cualquiera le puede pasar, y no solo respetar y decir que se valora la mujer el 8 de marzo, porque todos los días merecemos respeto que nos valoren y que nos cuiden, no solo las mujeres si no también niños jóvenes y adultos”, concluyó la joven.

Cargando