Retos de las nuevas administraciones de Cartagena y Bolívar

Los nuevos gobernantes enfrentarán situaciones coyunturales, especialmente el alcalde de Cartagena

Este 1 de enero se posesionarán tanto el nuevo alcalde de Cartagena como el nuevo gobernador de Bolívar. William Dau y Vicente Blel son caras diametralmente opuestas en cuanto a su origen político se refiere, y recibirán la administración de dos entidades también opuestas: la alcaldía tal vez en uno de sus puntos más álgidos y difíciles de la historia, miuentras que la gobernación saca pecho como una de las mejor posicionadas en el país según las últimas encuestas.

Retos de Vicente Blel como gobernador de Bolívar

Vicente Blel, el nuevo gobernador de Bolívar, tiene entre los retos principales aumentar la cobertura de educación, saneamiento básico y vías en cuanto a necesidades insatisfechas general de la población principalmente rural.

Lea también: Alcalde de Cartagena entrega balance de su gestión

Bolívar tiene dos caras, una zona norte con un buen proceso de desarrollo vial y de infraestructura, y un sur todavía contaminado con la presencia de grupos al margen de la ley como el ELN, carencia de servicios públicos adecuados y de vías para conectarse con el resto del país.

Blel tendrá que culminar obras de infraestructura claves para el desarrollo de Bolívar, como el puente sobre el canal del Dique que une a los municipios de San Estanislao y Soplaviento, terminar el denominado 'circuito vial del norte' y adelantar las obras necesarias en los Montes de María en el marco del posconflicto.

En materia deportiva tendrá que mantener un proceso que ya ha dado buenos frutos para el departamento. La infraestructura que queda de los Juegos Nacionales, en la que se invirtió más de 100.000 millones de pesos, será clave para el propósito. Mantenerlos para que sigan siendo la semilla del deporte local es un aspecto clave.

Retos de William Dau como alcalde de Cartagena

Según el último informe de Cartagena como vamos, Dau tiene varios retos por delante además de mantener la estabilidad administrativa que no ha sido favorable para la ciudad en los últimos ocho años con más de 10 alcaldes. En términos generales Cartagena no presenta una mejora significativa en su calidad de vida.

Cartagena tiene retos históricos en educación, salud, vivienda, ambiente, seguridad, saneamiento básico y empleo. Aunque según el DANE el desempleo es inferior al 10%, la realidad de la ciudad muestra una alta tasa de informalidad.

El principal reto, y así se lo ha trazado Dau, es el de 'erradicar' la pobreza en Cartagena. Aunque suene casi imposible de hacer en 4 años, el nuevo alcalde tendrá que enfocar sus esfuerzos en bajar el índice de 26% de pobreza, algo más de 268.000 cartageneros. También el índice de indigencia, que roza el 3%.

La ciudad debe trabajar seriamente en disminuir los niveles de violencia. Cartagena presenta una alta tasa de homicidios, la mayoría de ellos por intolerancia. El 2019 cierra con un promedio superior a 1 homicidio por día, situación que viene de repetirse en 2018 y 2017. Este fenómeno también va aunado al accionar de pandillas en varias zonas de la ciudad, que a pesar de varios procesos de resocialización, debido a la inestabilidad gubernamental, no han tenido un feliz término.

La movilidad es la ciudad pasa por un momento crítico. Dau deberá garantizar la operación de Transcaribe en un 100%, ya que después de 5 años aún no alcanza su máximo potencial. La intervención en vías locales y buscar la ampliación de otras también deben ser medidas consideradas en la agenda, gracias al aumento del parque automotor.

El alcalde enfrentará grandes obras para la ciudad como la rehabilitación del Canal del Dique, la protección costera, y tendrá que determinar qué ocurrirá con la APP de origen 100% privado que firmó el alcalde saliente con KMA constructores, para construir un Corredor Portuario y la quinta avenida de Manga.

Cargando