Supuesta monja habría tenido nexos con ilegales: líder barrial en Medellín

Denuncian que ella habría hecho desplazar del barrio Bello Oriente a varias personas.

Caracol Radio conversó con un líder social del barrio Bello Oriente en Medellín, donde la supuesta monja Adriana Torres, concentra su trabajo social desde hace una década, aseguró que es una mujer muy controvertida en la zona, unos pocos la siguen.

Sin embargo, la mayoría, por lo menos en ese barrio, no le profesan ninguna simpatía, debido al trato de ella hacia la comunidad.

Le puede interesar: Hermana Torres de 'La Luciérnaga’ sorprendió con su versión del credo

Según la fuente consultada, esta señora tiene un vocabulario soez, despectivo y hasta humillante con algunas mujeres e incluso con los niños.

En su relato añadió que la labor social de la señora Adriana Torres, se concentra en recolectar verduras y frutas en las plazas Mayorista de Itagüí y Minorista de Medellín, luego las empaca y vende los paquetes de mercado a las familias de la zona a seis o siete mil pesos, y les asegura que esos dineros son para cubrir el transporte del producto hasta el barrio.

Según la persona consultada por Caracol Radio, la mayoría de personas del barrio no le compran, pero los habitantes aledaños son sus mayores clientes.

¿Qué hace con el dinero recaudado? es la pregunta recurrente de los habitantes, porque la inversión social es nula.

“Hay mucha gente que no está muy de acuerdo con ella, porque, de pronto a pedido a nombre del barrio y no está vinculada a los proceso barriales. La labor de ella es venderle una verdurita a la gente, yo me imagino que más favorable, porque la gente viene de muchos otros lados”, explicó el líder que prefirió mantener en el anonimato.

Afirmó que en el barrio advierten que la señora Torres, al parecer, ha tenido algunos vínculos con una banda delincuencial del sector, lo cual han concluido por varios hechos ocurridos, uno de ellos, es el de un joven que tuvo que salir huyendo por amenazas.

“Ella se ha relacionado con ellos, porque ha hecho ir muchachos del barrio. En un caso puntual, un muchacho por exceso de confianza le quitó la toca, la que se ponen en la cabeza y por eso (lo amenazaron)”, reveló la fuente consultada por Caracol Radio.

Añadió que ese no ha sido el único caso. También figura el ocurrido con una comunidad anglicana que trabajaba con ella, pero varios integrantes de esta congregación religiosa salieron de la zona, amenazados, después de una discusión con la supuesta monja.

Lea también: ¡SORpresa! Monja uribista no pertenece a las carmelitas

Los curas iba a montar un centro para niños; eso también fue muy controvertido, porque al final eso no se puedo dar. Ellos la sacaron de la comunidad, porque se había hecho anglicana, y la retiraron de ahí porque no le hacían caso y después ellos (los anglicanos) resultaron amenazados y les tocó irse de un día para otro”, relató el líder barrial.

La señora Torres dejó de ir al barrio Bello Oriente hace tres o cuatro meses, después de un problema que tuvo con los ilegales de la zona; por esta razón, una familiar, supuestamente prima de ella, continúa vendiendo los productos los días jueves y sábado, después de la una dela tarde.

En cuanto a si es monja o no, el líder de esa comunidad aseguró que hace varios años un grupo de personas, dudando de la veracidad de la versión, indagaron y pudieron conocer que hace muchos años sí fue monja, pero al parecer en Boyacá, pero actualmente no pertenece a ningún grupo religioso, y siempre trabaja sola.

Cargando