¡Ni Dios se aguanta la bulla! La pelea entre un sacerdote y una cantina

Desde hace 15 días la iglesia San Pedro Claver del barrio 7 de Abril, en el sur de Barranquilla, no se hacen eucaristías. La razón: el sacerdote empacó su ropa y se marchó cansado por el alto volumen de música que proviene de una cantina que abrieron justo al frente de la parroquia.

Lea también: La doble de Shakira sorprendió a usuarios de Transmetro

Emanuel Mendoza, conciliador de la Junta de Acción Comunal, relató que los feligreses del sector se quedaron sin el sacerdote porque éste no podía dormir ante el escándalo del establecimiento comercial.

"Incluso en varias ocasiones debían suspender las eucaristías por los altos decibeles y por las noches el párroco se trasnochaba. Ahora tenemos una iglesia pero sin sacerdote", indicó Mendoza.

Para el líder cívico el sacerdote tomó la decisión de solicitar traslado al no encontrar apoyo en los feligreses.

Cargando