Sancionan curtiembres ilegales que contaminaban el río Bogotá

Más de cinco mil pieles fueron incautadas en un operativo contra lugares al margen de la ley que fabricaban este producto en Villapinzón y Chocontá.

En coordinación con la magistrada Nelly Yolanda Villamizar, responsable del seguimiento al cumplimiento de la Sentencia del río Bogotá desde el Tribunal de Cundinamarca, la CAR Cundinamarca lideró el proceso de allanamiento de diez inmuebles ubicados en los municipios de Villapinzón y Chocontá.

En estos lugares, de manera ilegal, se hacía procesamiento de curtido de pieles, sin tener los permisos ambientales ni de vertimientos exigidos para su operación. En consecuencia, generaban una grave contaminación al Río en su cuenca alta.

En el operativo participaron la Policía Ambiental y Ecológica, Carabineros, Policía de Infancia y Adolescencia, Policía de Tránsito y Transporte, la Defensoría del Pueblo de Cundinamarca y el Eje Temático de Medio Ambiente del CTI de la Fiscalía General de la Nación.

Las autoridades lograron de manera simultánea ocupar los diez inmuebles, donde previamente se había establecido que curtían pieles ilícitamente, sin hacer ningún tratamiento a las aguas residuales generadas por el proceso de curtido, y que se vertían de manera directa al río Bogotá.

Le puede interesar: Secretario de Movilidad apelará decisión de la Procuraduría

Adicionalmente, se verificó que no estaban acatando las medidas preventivas, sanciones definitivas y órdenes de cierre y suspensión de actividades impuestas con anterioridad por la Autoridad Ambiental, reincidiendo en la actividad.

En total se incautaron 5.665 pieles bovinas, de las cuales 3.150 estaban en pleno proceso de curtido, y las otras 2.515 ya estaban terminadas y listas para comercialización.

Igualmente, se desmontaron y decomisaron 16 motores, 5 bombos de curtido y una motobomba. Así como 1.275 Kg de insumos químicos altamente peligrosos, como sulfato de cromo, sulfuro de sodio, entre otros, usados comúnmente para el tratamiento de las pieles. Por lo cual se inutilizaron esos sitios de curtiembres, que igualmente quedaron sellados por orden judicial y ambiental.

Le puede interesar: Candidatos a la alcaldía de Bogotá presentaron propuestas educativas

“Ha quedado demostrado que un pequeño grupo de curtidores de cueros, instalados en estos dos municipios, perseveran en adelantar su rentable actividad de manera ilícita, ocasionando un enorme daño ambiental al río Bogotá. Pese a que, durante esta administración, la CAR ha hecho reiterados operativos encaminados para evitar tales actividades y ha propiciado espacios para lograr que hagan reconversión industrial, obtengan sus permisos ambientales o cesen en la actividad ilegal, no queda otro camino más que adelantar acciones como la presente. Las cuales se seguirán haciéndo hasta lograr que todas las actividades industriales en la cuenca sean amigables con el río, y cumplan con todos los permisos ambientales de ley”, manifestó el Director de la CAR, Néstor Guillermo Franco González.

Tanto los elementos decomisados, como las personas presuntamente responsables de estas actividades ilícitas, serán puestas a disposición de la justicia ordinaria según corresponda, al tiempo que se continúan los procesos sancionatorios ambientales de rigor.

Cargando