Edificio Mónaco será reemplazado por un parque pensado por cinco paisas

La antigua casa de Pablo Escobar será derribada el 22 de febrero del 2019.

Son cuatro arquitectos, que no superan los 30 años y un empresario, de la empresa Montajes de Marca S.A., los que se ganaron el concurso internacional del diseño del parque memoria que será construido cuando el próximo 22 de febrero sea derribado el edificio Mónaco, la antigua casa de Pablo Escobar.

La propuesta de estos arquitectos paisas sobresalió entre las otras 44 que fueron seleccionadas, llevándose un premio de 76 millones de pesos.

En esta, proponen un parque en tres momentos, el primero un espacio que recrea a Medellín antes de la era violenta promovida por Pablo escobar, el segundo es un muro que parte el parque en dos con un muro en donde habrá imágenes de las más de 40 mil víctimas del cartel de Medellín y por último habrá un bosque urbano que invita a la resiliencia.

“Va haber un memorial que rinde tributo a las víctimas, son tres momento uno de ellos en el parque que apela a la historia antes de la violareis otro momento que es el centro del parque la inflexión, es un muro que parte parque en dos y finalmente allí se recuerdan a las víctimas, en ese muro se visibilizan las víctimas porque al juntarlas en el mismo espacio nos damos cuenta de la magnitud y luego un bosque urbano allí representamos el fenómeno de reflexión sobre resiliencia, hacia donde vamos como sociedad”, dijo Tomás Del Gallego, uno de los ganadores.

La construcción del parque tendrá un valor de 6 mil millones de pesos y será Atila la empresa encargada de la demolición del mohoso edificio del extinto capo del narcotráfico.

 Así está hoy el Mónaco.

El Mónaco es una edificación de unos seis pisos, tiene puertas de vidrio, grandes balcones y ventanales de techo a piso. Era blanco, ahora está gris, su pintura se ha deteriorado y no es para menos pues lleva muchos años deshabitado.

Hay humedad y moho, es oscuro, sus paredes están llenas de grafitis, tiene uno que otro mueble maltrecho, se le robaron las lámparas y algunas puertas. De lo que fue en años pasados, cuando vivía allí el narcotraficante Pablo Escobar, ya no queda más que su historia.

En este lugar, ubicado en el sector del Poblado, vivía con lujos inimaginables, el capo de la droga con su familia, pero allí también se realizaron grandes fiestas y orgías con modelos. En su interior, en donde ahora no hay más que paredes llenas de barro, se planearon los más terribles atentados ejecutados por el cartel de Medellín.

El alcalde asegura que el Mónaco es el símbolo de la maldad y repugna que se haya convertido en lo que él denomina como un referente de turismo malévolo. Las personas, principalmente extranjeros, van hasta ese lugar y se toman fotos para mostrar que estuvieron donde vivió el gran capo.

La alcaldía cedió propiedades a la Policía y a la Fiscalía para recibir a cambio el Mónaco y poder derribarlo, así, dice el alcalde, sacar de las calles cualquier cosa que tengo el sello Escobar.

 

 

Cargando