Ciudades

Modelos webcam denuncian secuestro y tortura por parte de propietario del estudio

Al parecer, el dueño de la casa las acusaba de ser cómplices de un robo.

Webcam. / Caracol Radio (Colprensa)

Bogotá

Una denuncia llegó a la Fiscalía por un presunto caso de secuestro y tortura contra dos webcamers por parte del propietario del estudio donde trabajaban, ubicado en Chapinero.

Caracol Radio habló con una de las mujeres afectadas quien contó como fue esta situación. Al parecer, en el estudio donde trabajaban las webcamers, había ocurrido un robo unos días antes de lo sucedido.

“Yo estaba empacando mis cosas para irme a otro estudio porque no había equipos para trabajar por el robo y por otros problemas. El dueño de la casa me dijo que tenía que hablar conmigo. El pone un cuchillo en mi cuello, me amarra los pies y las manos a la silla. Me propinó varios golpes en la cara, en la espalda. Amenazó con matar a mi familia”, afirmó la mujer.

Ella precisa que el dueño del estudio las acusaba de saber la ubicación de la persona que había robado días antes esta propiedad. Él supuso que el ladrón era conocido de la mujer y por eso reaccionó violentamente contra ellas. La pareja del hombre ayudó a amarrar a las dos mujeres webcamers.

“Al rato tomaron mi celular y le escribieron a mi mejor amiga quien trabajaba en el estudio. La trajeron al lugar con mentiras diciéndole que había pasado algo muy malo y que vinieran urgente. Cuando ella entra le hacen lo mismo que a mi. El man nos golpeaba cuando no le decíamos ‘si señor’”, precisó la víctima.

Él hombre les dijo que tenían que buscar la manera de traer a la persona que había robado a la casa. Por eso, las dejó encerradas en un cuarto durante cuatro horas, sin celular y sin ningún medio de contacto con otras personas.

“Buscamos la manera de salir. Cogimos un papel, un betún de cejas y escribimos que estábamos secuestradas pidiendo ayuda. Teníamos mucho miedo de salir del cuarto así que no podemos hacer lo del papel”, dijo la mujer. Además, uno de los jefes de la casa bajó y les dijo a las dos mujeres que tenían que trabajar con él durante dos meses para reponer las pérdidas económicas del robo.

“Nos entregaron el celular para escribirle a nuestras familias que estábamos bien. En un descuido, yo le escribí a mi mamá que estábamos secuestradas y que llamaran a la policía. Las autoridades llegaron y gracias a Dios logramos salir bien”, precisó la webcamer.

El hombre implicado fue llevado a la URI más cercana. Hasta el momento, no se ha realizado el debido proceso judicial por estos hechos. Aún no se sabe la identidad de estas personas.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad