Justicia

Tribunal sí podía ordenar que MinSalud publicaran contratos de vacunas covid-19

El Tribunal no usurpó la competencia de los árbitros, al referirse a la confidencialidad, sino que ejerció la competencia que le asistía como juez de insistencia.

Imagen de referencia(Getty Images)

El Consejo de Estado negó una demanda de tutela que interpusieron el Ministerio de Salud y la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (UNGRD) contra el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, luego de que esa corporación judicial ordenó que se diera a conocer información sobre los contratos celebrados para la adquisición de vacunas contra la COVID-19.

Esta acción jurídica se originó en un derecho de petición que presentaron varios particulares, con el fin de que se les diera a conocer información de los contratos para el suministro de los biológicos. Sin embargo, la UNGRD consideró que no se podía acceder al requerimiento, ante la probable violación de las cláusulas de confidencialidad obrantes en el acuerdo contractual celebrado con las farmacéuticas.

Ante la respuesta negativa de la administración, los solicitantes formularon varios recursos de insistencia ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, con la intención de que se emitiera una orden judicial que obligara a la entidad a permitir el acceso a la información requerida. Esa corporación judicial ordenó a las autoridades dar a conocer lo solicitado, al tiempo que negó una nulidad procesal que presentaron el Ministerio de Salud y las farmacéuticas, que alegaban una supuesta violación al debido proceso, por no haber sido vinculadas al trámite.

La UNGRD impugnó el fallo, alegando que el ministerio debió ser vinculado a la actuación, en la medida en que era uno de los terceros afectados por la revelación del contenido de los contratos. Adujo que el Tribunal no tenía la competencia para imponer medidas que afectaran las cláusulas de confidencialidad de los acuerdos contractuales, que estaban sujetos a arbitraje internacional.

Además, sostuvo que el Tribunal, al resolver el recurso de insistencia no desconoció la voluntad de las partes contratantes de resolver sus posibles diferendos contractuales ante un árbitro. Según la Sección Quinta del Consejo de Estado, el Tribunal, al examinar la cláusula de confidencialidad, no le dio un alcance de nulidad, pues se limitó a verificar si la reserva era admisible, a la luz de la ley y la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Fue así como esa corporación judicial determinó que estos mandatos no autorizaban a la administración a negar la petición.

Para el Consejo de Estado, el Tribunal no usurpó la competencia de los árbitros, al referirse a la confidencialidad, sino que ejerció la competencia que le asistía como juez de insistencia. Además, la supuesta violación de la normativa internacional sobre el secreto empresarial que la tutelante le atribuye al Tribunal preserva los derechos de los actores de la industria en torno a la competencia desleal, un asunto que, según el Consejo de Estado, es ajeno a los contratos para la adquisición de las vacunas.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad