A la cárcel dos policías franceses por violencia en manifestaciones

Las víctimas los acusaron de usar fuerza desmedida para mitigar las movilizaciones del Primero de Mayo en Francia.

Dos policías franceses fueron condenados este jueves a dos y cuatro meses de cárcel con suspensión de pena, uno de ellos por haber arrojado un adoquín a 'chalecos amarillos' y otro por haber abofeteado a un manifestante durante las protestas del Primero de Mayo.

Se trata de las primeras condenas contra agentes desde el inicio de las protestas antigubernamentales hace más de un año.

El policía antidisturbios de 44 años que lanzó el adoquín fue juzgado por "violencia deliberada por parte de una persona con autoridad pública".

En dos videos del incidente mostrados durante el juicio, se le ve tomando un adoquín y lanzándolo a manifestantes a unos ocho metros de distancia. No se ve dónde cae la piedra.

El tribunal consideró que el policía no había actuado en defensa propia y le condenó a dos meses de prisión con suspensión de pena.

En su defensa, el policía alegó haber actuado "por miedo" y no por ira, y que tiró la piedra para "crear cierta distancia" por razones de seguridad, pero que no quería hacer daño a nadie.

La fiscalía había solicitado una sentencia de tres meses con suspensión de la pena.

El otro policía abofeteó a un "chaleco amarillo". También fue grabado por testigos y compartido en las redes sociales. Fue condenado a cuatro meses de cárcel con suspensión de pena.

Los manifestantes acusan a la policía de usar una fuerza excesiva para reprimir el movimiento, en particular disparando balas de goma que han causado la pérdida de un ojo a unas dos decenas de personas.

El órgano de supervisión de la policía (IGPN) está investigando 212 casos de presunta brutalidad policial durante estas protestas contra la política económica y social del gobierno francés.

Cargando