Líder de ISIS habría muerto en operación de EE.UU. en Siria

Abu Bakr al Bagdadi habría muerto en un ataque de las fuerzas estadounidenses en Idlib, al noreste de Siria.

El líder del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, murió presuntamente durante un ataque militar de Estados Unidos en Siria, informaron el sábado medios estadounidenses, unas horas antes de que el presidente Donald Trump haga un anuncio "muy importante" desde la Casa Blanca.

Según los canales de televisión CNN y ABC, que citan a altos funcionarios, Al Bagdadi murió durante una operación del ejército estadounidense en el noreste de Siria.

CNN afirmó que el ejército estaba llevando a cabo análisis antes de poder confirmar formalmente la muerte del líder de la organización responsable de múltiples atentados sangrientos en el mundo.

Según un funcionario citado por ABC, Al Bagdadi se suicidó haciendo estallar su chaleco explosivo.

"El presidente de Estados Unidos hará un anuncio muy importante mañana (este domingo) por la mañana a las 09H00 (13H00 GMT) desde la Casa Blanca, declaró Hogan Gidley, portavoz de la administración de Trump, sin dar más detalles.

Poco antes de ese anuncio, Trump había publicado un mensaje misterioso en Twitter. "¡Acaba de pasar ocurrir algo enorme!".

Estas informaciones coinciden con reportes del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) sobre ataques con helicópteros lanzados durante la noche contra yihadistas cercanos al EI, que dejaron nueve muertos en la provincia de Idlib (noroeste sirio).

Ocho helicópteros dispararon contra una casa y un automóvil en las afueras de la aldea de Baricha, en Idlib, después de medianoche, en una zona donde había "grupos cercanos al EI", según la OSDH.

"No podemos confirmar o negar la presencia de Bagdadi" en la zona donde se registraron los ataques, manifestó el jefe del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Según él, el ataque fue "probablemente" lanzado por helicópteros de la coalición internacional antiyihadista encabezada por Washington, que ha estado luchando en estos últimos años contra el EI en Irak y en Siria.

El régimen sirio y su aliado ruso han acelerado el despliegue de sus tropas en la frontera con Turquía, y los estadounidenses anunciaron el envío de refuerzos militares en una zona petrolera más al este, bajo control kurdo.

Aparición pública en 2014

Abu Bakr al Bagdadi no ha dado señales de vida desde una grabación de audio difundida en noviembre de 2016, tras el inicio de la ofensiva iraquí para retomar Mosul, en la que pidió a sus hombres que lucharan hasta convertirse en mártires.

Fue en Mosul donde el líder del EI hizo la única aparición pública de la que se tiene conocimiento, en julio de 2014, en la mezquita Al Nuri.

Vestido de negro y con turbante, el yihadista de barba entrecana llamó entonces a todos los musulmanes a jurarle lealtad tras ser designado jefe del califato proclamado por el EI en los extensos territorios que había conquistado en Irak y en la vecina Siria.

Bagdadi, cuyo verdadero nombre es Ibrahim Awad al Badri, nació supuestamente en 1971 en una familia pobre de la región de Bagdad. Apasionado por el fútbol, fracasó en su intento de ser abogado y luego militar, y empezó a estudiar la teología.

Durante la invasión estadounidense de Irak en 2003, creó un grupúsculo yihadista sin mucho impacto, antes de ser detenido y encarcelado en la gigantesca cárcel de Bucca.

Liberado por falta de pruebas en su contra, se unió a un grupo de guerrilla sunita vinculado a Al Qaida y lo encabezó años después. Aprovechando el caos de la guerra civil, sus combatientes se instalaron en Siria en 2013 y desde allí lanzaron una ofensiva en Irak.

El grupo, que cambió su nombre por el de Estado Islámico, ocupó el lugar de Al Qaida. Sus éxitos militares iniciales y su propaganda eficaz llevaron a miles de personas a alistarse en sus filas.

Cargando