Trump pidió condenar “racismo y supremacismo blanco” tras tiroteo

El presidente de EE.UU. aseguró que el odio no tiene cabida en el país y solicitó trabajo conjunto de los políticos para evitar nuevas masacres.

Donald Trump se pronunció, desde la Casa Blanca, tras los tiroteos ocurridos durante el fin de semana en un supermercado de Texas y un bar en Ohio. Señaló que las autoridades y el FBI están trabajando desde esos lugares y tienen la orden de dar asistencia en lo que sea necesario.

El presidente hizo referencia específicamente a la masacre de El Paso, en Texas y confirmó el manifiesto contra la inmigración escrito por el atacante, asegurando que esas expresiones “no tienen cabida en Estados Unidos”.

"Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco", expresó Trump.

En la declaración también dijo que hay que reconocer que el internet ha contribuido a que las personas se radicalicen. Por lo que nombró una serie de medidas para evitar que vuelvan a ocurrir hechos trágicos y detener las masacres antes de que se lleven a cabo.

Le puede interesar: Trump propone control de armas más estricto vinculado a reforma migratoria

Para eso pidió el trabajo conjunto de republicanos y demócratas, para que aprueben leyes que mejoren el control de armas y también reformas migratorias. Hizo un llamado a un “cambio cultural” en donde no sea glorificado el crimen y también solicitó mejorar las normas en salud mental para identificar a quienes tienen problemas y poder darles tratamiento o recluirlos en caso de ser necesario.

Además, exigió al Departamento de Justicia que interceda para que los atacantes en masacres y tiroteos puedan enfrentar pena de muerte sin demoras, ni trámites adicionales.

Asimismo, Trump dijo que le dio sus condolencias al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por los siete mexicanos que murieron en El Paso. El mexicano planteó la posibilidad de poner una demanda por terrorismo y extraditar al atacante.

Cargando