El “regaño” de juez a la Policía por demorar tratamientos médicos

Un niño de dos años espera hace 10 meses un neurólogo pediatra de la dirección de Sanidad de la Policía.

Una tutela en la ciudad de Barrancabermeja ahora se convierte en un enérgico llamado de atención a la Dirección de Sanidad de la Policía.

El padecimiento de un niño de dos años, por convulsiones febriles, una patología que surge luego de una fiebre alta, lo tienen con la necesidad de acudir a un neurólogo pediatra, pero su EPS, que en este caso resultó ser Sanidad de la Policía, lo tiene en lista de espera.

El padre del niño, un uniformado activo en el departamento de Policía en el Magdalena Medio, acudió a la tutela y un juez escuchó los reclamos del uniformado, los mismos que sus superiores ignoraron mientras el niño sufría por la enfermedad.

Le puede interesar: Denuncian alianza del ELN y exFarc para reclutar venezolanos

El juez le dice a la Policía que “no entiende” por qué hacen esperar un niño que requiere de urgencia tratamientos neurológicos, con el mero argumento de no contar con los servicios, eso en criterio del juez es una excusa que solo busca dilatar su responsabilidad. 

Luego de estudiar el caso, y que resulta apenas obvio, el juez le ordenó a la Policía iniciar el tratamiento urgente del menor así tenga que acudir a otras entidades del Estado, si el tratamiento no se encuentra en su sistema de seguridad social.

Cargando