FICCI
Cultura

El desarraigo emocional en Oreina

La fotografía del filme de Koldo Almandoz construye una geografía y un paisaje que interactúan con la misma soledad de los personajes.

El film Oreina, dirigido por el español Koldo Almandoz nos presenta a la migración, el cuerpo como territorio y la imposibilidad de la comunicación, a través de la historia de dos hermanos (Ramón Agirre y Patxi Bisquert), que viven en una misma casa pero sin hablarse y de un joven desarraigado (Laulad Ahmed Saleh), que acepta su identidad, pero convive con las transformaciones del entorno cotidiano.

Lea también: Niña Errante: la humanidad de la feminidad

La fotografía construye una geografía y un paisaje de soledad que interactúan con la misma soledad de los personajes, que son marcados por un sentimiento de rechazo y exclusión social. Además del esfuerzo por la interacción e integración de los personajes, Oreina es una película encriptada que necesita la fuerza de conocer la realidad Vasca moderna y sus periferias humanas e industriales.

Le puede interesar: Los días de la ballena: la expresión humana como territorio

Cargando