El multimillonario 'elefante blanco' de la ETB

Más de $45.000 millones según la fiscalía se embolataron en un proyecto que quedó en obra negra.

Un año después de la investigación por las presuntas irregularidades en los contratos que firmaron ex directivos de la ETB para poner en marcha un proyecto que calificaron de innovador y ejemplo para la región, se conocen las primeras imputaciones.

 Lea también: JEP evaluará qué hacer sobre la carta de caso Santrich que nunca llegó

 Dos ex directivos de la Empresa de Teléfonos de Bogotá, Pablo Antonio Gómez Mora y Martha Lucía Martínez Ortega, fueron imputados por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado culposo.

 El proyecto que arrancó en 2013 era el Data Center Alma, una estrategia con edificio propio en el sector de Puente Aranda en Bogotá que pretendía ofrecer mejores servicios a los clientes de la empresa, pero que quedó en obra negra en 2016.

 Lea también:  MinMinas debe tener criterios para base gravable de sobretasa a gasolina

 Según la Fiscalía se detectó irregularidades en los contratos firmados por los ex directivos, con una defraudación que alcanzó los 45.000 millones de pesos, la ETB los pagó y la obra no se completó.

 “Para la ejecución de este proyecto se realizaron tres contratos: i). Diseño e interventoría, por una cuantía de $1.205.138.088, cuyo contratista fue DCC Consultores S.A. (Costa Rica) ii). Obra civil del Datacenter, por una cuantía de $32.480.000.000, con Aceco S.A. (Brasil) y iii). La adquisición de bienes y suministros, instalación e implementación, realizado con Compufácil (Colombia), por valor de $11.566.369.460. La Fiscalía evidenció que todo el dinero se pagó pero el proyecto nunca se ejecutó”. Señaló la Fiscalía en un comunicado.

Los ex directivos no aceptaron cargos y a pesar de la gravedad de los hechos, la Fiscalía no solicitó medida de aseguramiento

Cargando