Maduro y Guaidó intensifican su pulso por el poder en Venezuela

Las marchas antigubernamentales ya dejan 26 muertos, según los reportes de ONG´S.

Tras recibir la víspera el apoyo decisivo de la Fuerza Armada, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro comparecerá hoy ante la prensa nacional y extranjera para redoblar sus denuncias de que hay una golpe de Estado en marcha, orquestado por Washington.

Por su parte, el fiscal general, Tarek William Saab, se pronunciará también sobre la orden que le dio el Tribunal Supremo de Justicia de abrir una investigación penal al Parlamento de mayoría opositora por "usurpar" las funciones de Maduro.

De su lado, Guaidó, joven jefe del Parlamento que se autojuramentó el miércoles, afirmó en entrevista con Univisión, que en breve se anunciarán acciones para el sábado y domingo.

"Vamos a seguir adelante para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres", aseguró desde un lugar de Caracas que no precisó, llamando a los venezolanos a mantener las protestas, que en cuatro días de disturbios dejan 26 muertes.

Vea también: Sube a 26 los muertos en disturbios esta semana en Venezuela, según ONG

Diplomacia a prueba

Como parte de su hoja de ruta, Guaidó no descartó incluir a Maduro en la amnistía que ofrece a militares y civiles que ayuden con una transición, pero matizó advirtiendo que habría que evaluarlo porque Maduro es -dijo- "lamentablemente un dictador".

"En los períodos de transición han pasado cosas similares (...), no podemos descartar ningún elemento (...) Habría que revisarlo", señaló el líder parlamentario.

Guaidó señaló que, además, trabaja para que llegue ayuda humanitaria al país y proteger los activos venezolanos en el exterior, con el apoyo de la comunidad internacional.

El Departamento de Estado anunció que Estados Unidos prepara un paquete de ayuda de 20 millones de dólares para Venezuela para ser entregado "en cuanto sea posible logísticamente", en respuesta a una petición hecha por la Asamblea Nacional presidida por Guaidó.

Washington pidió una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela el sábado, pero pujó sin éxito para que la Organización de Estados Americanos (OEA) reconociera a Guaidó en una sesión el jueves.

Tras autoproclamarse, Guaidó recibió primero el respaldo de Estados Unidos, seguido de Canadá y una decena de países latinoamericanos. Maduro obtuvo el apoyo de sus aliados Rusia, China, Turquía, Nicaragua, Bolivia y Cuba, y México le mantuvo el reconocimiento.

La Unión Europea (UE), que consideró ilegítimo el segundo mandato de Maduro, se limitó a pedir "elecciones libres" sin reconocer a Guaidó.

Agitación política y económica

En respuesta al decidido apoyo de Estados Unidos a Guaidó, Maduro rompió relaciones y dio 72 horas a los diplomáticos para dejar el país, pero Washington no reconoció esa decisión y amenazó con tomar medidas si su personal es puesto en "peligro".

El jueves, Estados Unidos le ordenó al personal diplomático "no esencial" que abandone Venezuela. "Si queda algo de sensatez y racionalidad le digo al Departamento de Estado (...) tienen que cumplir la orden", advirtió Maduro.

La gran incógnita es hasta dónde llevará Trump su ofensiva contra el gobierno de Maduro. Estados Unidos compra a Venezuela un tercio de su deprimida producción de 1,4 millones de barriles diarios -fuente del 96% de divisas-.

Cargando