Política y Pecado

También la conformación del Congreso ocupó a los “chuzadores”.

Congreso de la República /

En poder de la Fiscalía, la Corte Suprema y la Procuraduría están las supuestas interceptaciones hechas desde la oficina de “chuzadas” que nació en el departamento de Nariño. 

Le puede interesar: Las chuzadas ocultas

Hay chats, llamadas, mensajes y correos electrónicos que se metieron en espacios judiciales y políticos, particularmente en la ante sala de las elecciones legislativas

En las interceptaciones entre dos abonados telefónicos, plenamente identificados se mencionan a Benedetti, Roy y Vargas, supuestamente para acabar políticamente al primero de ellos. 

Lea también: El caso Lombana – Benedetti

Allí mismo señalan que Roy “no es muy confiable” 

En otra interceptación, de más de 100 que existen, un número que aparece bloqueado insiste que es necesario buscar a más personas en ciertas regiones del país e interesadas en dinero. 

Se trata de en una de las carpetas encontradas en los computadores de los coroneles que fundaron la red de “chuzadas”. La carpeta llamada Gordo y que según la Fiscalía era el espacio digital que guardaba las interceptaciones hechas al abogado Jaime Lombana y presuntamente ordenadas por el senador Armando Benedetti.

Sobre el tema: El Cartel de la Toga

Cargando