Wall Street se engancha a la marihuana

Grandes bancos y empresas de bebidas dan los primeros pasos para entrar de lleno en el negocio del cannabis y disparan las expectativas en el sector.

El pasado jueves, los asistentes al Congreso Mundial del Cannabis celebrado en Los Ángeles, escuchaban una de las conferencias inaugurales cuando una noticia comenzó a saltar en los teléfonos. El regulador federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) acababa de aprobar un nuevo producto llamado Epidiolex para tratar la epilepsia. El fármaco se basa en el CBD, un compuesto del cannabis con propiedades analgésicas. Las acciones de la empresa que lo fabrica, GW Pharma, subieron un 6,2%. Concretamente, el regulador vino a decir que los medicamentos aprobados con CBD serán considerados dentro de la categoría mínima de peligrosidad. Un rumor recorrió la sala, seguido de aplausos.

Para los presentes en esta reunión bianual de industrias relacionadas con el cannabis, la noticia fue una nueva señal, una más, de que están en el negocio adecuado en el momento adecuado. La reclasificación del compuesto CBD se suma a otra serie de pasos, como el interés de grandes conglomerados de bebidas en el mercado de los derivados del cáñamo y el cannabis, además de que los grandes bancos de Wall Street que están estudiando de cerca la industria.

Hace dos años que los aspirantes a ser los primeros millonarios de la marihuana citan 2018 como el año en el que va a cambiar todo gracias a la legalización del uso recreativo en California, el mayor mercado legal en el mundo con 39 millones de habitantes, y en Canadá. Y efectivamente, todo parece a punto de cambiar. Pero al mismo tiempo la nueva regulación no llega todo lo rápido que el acelerado crecimiento del negocio parece estar demandando.

Lea la nota completa aquí

Cargando