El ataque cambió mi vida: acusadora de Brett Kavanaugh

Christine Blasey Ford señala de agresión sexual al juez nominado por Donald Trump para la Corte Suprema de EE.UU.

En una audiencia considerada histórica porque se ha presentado pocas veces en el país, Christine Blasey Ford se presentó ante el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos para testificar sobre las denuncias de agresión sexual que hizo contra el juez Brett Kavanaugh, quien fue nominado por Donald Trump para hacer parte de la Corte Suprema.

Blasey Ford, quien es doctora y profesora en psicología relató los hechos ocurridos en 1982 cuando ella tenía 15 años y ambos estaban en bachillerato. Dijo que tenía amigos en común y asistía a reuniones sociales junto a Brett Kavanaugh.

Sobre la agresión manifestó que ocurrió un verano en una casa en donde estaban departiendo. Dijo que ella subió al baño y cuando llegó al segundo piso de la vivienda, fue empujada de forma brusca hacia un cuarto por Kavanaugh y su amigo Mark Judge.

La mujer señaló que la tiraron en la cama, la amarraron y Kavanaugh se hizo encima de ella mientras tocó todo su cuerpo. Afirmó que los dos estaban notablemente alcoholizados y por eso a pesar de la fuerza que estaban ejerciendo sobre ella, pudo aprovechar un descuido para salir corriendo.

Blasey testificó que durante mucho tiempo no habló sobre el hecho y cuando lo hizo fue únicamente con sus padres y amigos cercanos. Se lo contó a su esposo antes de casarse en 2002 y habló sobre el caso en terapias en donde dice que sí mencionó el nombre de Kavanaugh y la posibilidad de que llegara a las altas esferas de la justicia.

Es mi deber cívico hablar ahora públicamente”, manifestó la mujer al ser preguntada sobre por qué tardó más de 30 en hacer la denuncia. Manifestó que cuando comenzó a ver que la nominación era un hecho y posiblemente el nombramiento se iba a dar, considera que era su responsabilidad poner su testimonio a consideración del Senado.

Blasey negó estar actuando bajo motivaciones políticas y dijo que pos su denuncia ha sido víctima de amenazas. Después de ella han salido al frente otras tres mujeres acusando a Kavanugh de hechos similares.

Cargando