Equipos élite de la Policía investigan ataque a caravana de Lula en Brasil

2 equipos de élite de la Policía Civil del estado brasileño de Paraná abrieron una investigación sobre el ataque a tiros a caravana de Lula da Silva

Los hechos ocurrieron la noche del martes, cuando dos autobuses de la comitiva que acompaña al exmandatario (2003-2010) recibieron al menos tres balazos cuando pasaban por la localidad de Quedas de Iguazú, en el interior de Paraná.

Los peritos están finalizando el laudo sobre el ataque al autobús y el informe deberá estar listo en los próximos días, señaló la Secretaría de Seguridad Pública de Paraná en un comunicado.

Tras los hechos, Lula, quien concluye hoy su gira por los estados del sur de Brasil, recalcó que las "piedras y los tiros" no van a parar sus "ganas de luchar" y comparó los actos de violencia en su contra con el "surgimiento del nazismo".

El exmandatario subrayó que el estado de Paraná fue el único que no puso escolta a disposición de la caravana, aunque la Secretaría de Seguridad Pública negó hoy que los organizadores solicitaran dicho pedido formalmente.

"No hubo ningún pedido formal de escolta de la caravana del expresidente, ni al propio expresidente, aunque sea una prerrogativa. Tanto que su paradero (el de Lula) es incierto y no se sabe", señaló la secretaría en un comunicado.

El organismo dijo que los organizadores "alteraron" la ruta y el cronograma de la caravana e informó que la Policía Militar reforzó la seguridad en todos los puntos indicados por los responsables del trayecto.

Uno de los vehículos de la comitiva de Lula, en el que viajaban periodistas, recibió dos tiros la noche del martes, mientras que un segundo autobús que transportaba invitados del Partido de los Trabajadores (PT) fue impactado por una bala, aunque ningún pasajero resultó herido.

El PT salió al paso y su presidenta, la senadora Gleisi Hoffmann, aseguró este martes que fueron víctimas de una "emboscada" y denunció que el ataque fue un "atentado fascista".

Además de la izquierda, que cerró filas en defensa de Lula, el presidente de Brasil, Michel Temer, condenó hoy el ataque a la caravana y declaró en una entrevista que "es una pena que ocurra eso en el país".

La cuarta gira de Lula comenzó la semana pasada por los estados del sur del país y durante su recorrido ha enfrentado diversas manifestaciones en su contra, bloqueos en los accesos y episodios de violencia, como el lanzamiento de huevos y piedras.

El expresidente, condenado a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, ha usado la gira como palco para defender su inocencia y reiterar su deseo de ser candidato en las elecciones presidenciales de octubre.

No obstante, Lula está pendiente de una decisión del Tribunal Supremo para saber si podrá agotar los recursos en libertad o irá preso una vez sean analizados todos las apelaciones en el tribunal de segunda instancia que le condenó a 12 años de cárcel.

Cargando