Proceso de paz con las FARC

En Tierralta, la vereda Gallo le canta a la paz

A más de hora y media del casco urbano se ubica la zona que el gobierno nacional escogió para punto de concentración de las Farc. El equipo de Caracol radio estuvo en el lugar.

El padre nuestro que se reza sobre las paredes viejas de un colegio con apenas tres aulas mal dotadas y los afiches y calendarios con imágenes de grupos guerrilleros en las entradas de las casas, son solo parte de las muestras más visibles del panorama que enfrenta la vereda Gallo, zona rural del municipio de Tierralta, en el departamento de Córdoba, escogida como único sitio de concentración de las FARC en esta parte del territorio colombiano.

Ver estas imágenes genera imposición, miedo y esperanza, según lo manifiesta Ángel Torres Úsuga, quien hasta hace solo 3 días dejó la presidencia de la Junta de Acción Comunal de Gallo, donde estuvo 8 años.

“Hoy la comunidad de Gallo se debate entre el miedo y la esperanza; miedo porque no sabemos qué tan transparente va a ser el comportamiento de la guerrilla y esperanza porque de cumplirse todo lo que se ha dicho en Cuba, entonces estamos cerquita de la paz”, dijo.

Para llegar a Gallo toca salir del casco urbano de Tierralta y recorrer una carretera destapada durante cerca de 40 minutos, de allí se llega al Puerto de Frasquillo, otro corregimiento del municipio, y se toma un transporte fluvial que navega por el embalse de Urrá cerca de una hora hasta llegar a la vereda.

Cuando se termina el recorrido en canoa lo primero que logra verse son dos casuchas entechadas con palma y cercadas en tabla cada una alejada de la otra por más de 5 metros.

Adentrándose en la vereda la panorámica evidencia que es una zona poco poblada y efectivamente así lo ratifican sus habitantes, quienes aseguran que la comunidad está conformada por 31 viviendas y 152 personas, entre ellas 60 niños.

Mirar a lo lejos desde una de estas casas es estrellarse de frente con un sitio desolado lleno del espesor de los árboles y con espacios poco acondicionados, como por ejemplo los baños del colegio que están cercados por tablas ya desgastadas, no tienen puertas y solo consta de una letrina puesta sobre un pozo séptico. Este espacio debe compartirse para ambos sexos.

Y es que en materia de educación no solo la infraestructura y dotaciones son las quejas de las personas del sector, también aseguran que la falta de docentes es otro de sus dolores de cabeza, “aquí los padres de familia sufrimos todo el tiempo porque nos damos cuenta que nuestros hijos están condenados a la ignorancia, aquí los profesores llegan a dictar las clases a mitad de año y sólo duran 4 meses, así los muchachos qué van a aprender” advierte María Berrocal, una mujer de poco más de 60 años mientras baja un caldero de arroz puesto sobre un fogón de leña.

En Gallo todas las diligencias se deben hacer antes de mediodía, ya que a las once de la mañana sale la última canoa de regreso desde el corregimiento de Frasquillo hacia esta vereda. La comida la compran semanal para ahorrar dinero en pasajes, cada persona paga 32 mil pesos ida y vuelta y las canoas tienen capacidad para unos 15 pasajeros. Si un habitante de Gallo por cualquier razón se queda después de esta hora, debe pagar unos doscientos mil pesos para que de manera expresa los lleven hasta su comunidad.

No hay apoyo para cultivar

Estas tierras son catalogadas como unas de las más fértiles en Córdoba, en ellas germina el maíz, arroz, yuca y otros productos; pero al tiempo los campesinos no pueden cultivarlos porque el Banco Agrario, operante en este municipio pone muchas trabas para hacerles préstamos o al menos así lo contaron al equipo de Caracol Radio los campesinos.

Un día cualquiera la gente empezó a cultivar Coca porque notaron que esta era perseguida por los grupos ilegales y se paga la hectárea en unos 2 millones de pesos aproximadamente. Señala Álvaro Álvarez, miembro de la mesa de víctimas de Tierralta.

Los cultivos de Coca en esta zona son perseguidos, por eso las cosechas no se pierden. Esta situación aunque no es reconocida abiertamente por los campesinos hoy genera preocupación ya que quienes viven de este comercio, están pensando si hay desmovilización quién les va a comprar.

La comunidad cuestiona

Aunque la vereda de Gallo es apartada y desde hace 40 años no cuentan con energía eléctrica, sus habitantes están al tanto de lo acordado en La Habana, por lo que hoy cuestionan que sí la paz se está construyendo desde las regiones, porqué a Gallo nunca ha llegado un solo miembro del gobierno nacional para conocer sus necesidades, también cuestionan el que nunca se les haya consultado si querían que su vereda fuera un punto de concentración y finalmente también cuestionan el que hasta hoy no sepan el más mínimo argumento al porqué fue escogida su comunidad para este hecho.

Hoy las familias tan solo esperan que la conclusión de este proceso no sea igual a la de Santafé de Ralito hace un par de años, y que de aquí el resultado no sean más viudas, madres que lloren a sus hijos e hijos que lloren a sus padres.

Las demás preocupaciones de Tierralta

Desde hace más de 8 años el municipio de Tierralta viene educando a los niños con la figura de educación contratada o el llamado banco de oferentes, lo que se ha denunciado como una de las principales causantes de la deserción escolar en la zona.

Los maestros que son contratados por la gobernación de Córdoba y no por el Ministerio de Educación Nacional, llegan a dictar las clases prácticamente a mediados de años, además de esto la planta de maestros no es completa con una faltante de casi 80 profesores en el 2015 y la misma cifra se aplicaría para el año en curso.

Según el secretario de Educación departamental, Abel Guzmán, la deserción escolar en Tierralta es una de las más altas de Córdoba, con casi unos 200 alumnos por año.

Para el caso de la salud, el hospital de esta zona es uno a los cuales las Eps le adeudan más recursos, motivo que no ha permitido que la estabilidad económica que exigen los empleados del centro asistencial sea posible.

Dentro de las últimas inversiones hechas a este hospital hubo una cercana a los 900 mil millones de pesos, con la cual solo alcanzó a pagarse un mes de salario a la planta de empleados, conformada por 300 personas quienes aseguran que se les adeudan cerca de 19 meses.

El secretario de Gobierno de la localidad Tulio Cogollo, afirmó refiriéndose al tema de vías que en la actualidad más del 80% de las vías primarias y terciarias ameritan inversión puesto que ninguna es apta para las actividades tanto agrícolas y comerciales que se realizan en el municipio y que hacen necesario el traslado de los productos hacia otros puntos de Córdoba.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir