Llegó el 23 de marzo y no se firmó la paz como prometieron Santos y ‘Timochenko’

Los negociadores no lograron ponerse de acuerdo en aspectos puntuales del cese bilateral y las zonas de ubicación.

Ya lo venían informando, hace unas semanas, el presidente Santos y los negociadores de las Farc: la fecha límite para la firma de la paz el 23 de marzo no se iba a poder cumplir a pesar de la promesa del año pasado. Hoy finalmente llegó ese día y no hay avances sustanciales que permitan asegurar que por lo menos en las próximas semanas, incluso se habla de meses, se pueda pactar la totalidad de la agenda.

Lo que evidenció la discordia en la mesa fue el mensaje de Timochenko a los frentes guerrilleros en Colombia que advertía que a pesar de 8 meses de trabajo por parte de la Subcomisión Técnica para el Fin del Conflicto, integrada por oficiales de la Fuerza Pública y comandantes guerrilleros, el gobierno no tuvo en cuenta esas recomendaciones.

El pulso entre las Farc y el gobierno radica en que la guerrilla sostiene que lo recogido en el informe de la subcomisión debía pasar inmediatamente al acuerdo final, y el gobierno desmiente asegurando que la subcomisión tenía la misión de recoger insumos para ser sometidos a consideración de las partes negociadoras formalmente.

El Gobierno ha dejado claro que los generales en cabeza de Florez y los guerrilleros liderados por ‘Carlos Antonio Lozada’ se les pidió fue presentar propuestas “técnicas” y no “acuerdos”. Y que esos insumos siempre deben ser aprobados por la mesa y ser revisados en su viabilidad “política y jurídica”.

Pero, ¿En qué no se han podido poner de acuerdo? Básicamente en los puntos que trata el Fin del Conflicto: el cese bilateral, el desarme y las polémicas zonas temporales de ubicación.

Las Farc acusan al gobierno de haber modificado el informe de la Subcomisión Técnica, están molestos por la aprobación de la ley de orden público que impide zonas de ubicación en centros poblados. Esa inconformidad ha retrasado el desarrollo de las negociaciones debido a que esa guerrilla insiste en que las zonas para el desarme deben tener un número mayor al pensado por el gobierno y que es requisito estar en contacto con la población civil donde históricamente han hecho presencia las Farc.

Otro de los puntos donde ninguno ha cedido es en el tema del desarme, el gobierno afirma que la dejación debe ocurrir tan pronto se firme la paz y la guerrilla al parecer querría hacerlo gradualmente se vayan cumpliendo los acuerdos y tengan garantías de seguridad.

Hasta el momento la delegación del gobierno tiene pensado regresar este miércoles a Colombia a realizar consultas con el presidente Santos. Se espera que el jefe de la delegación, Humberto De la Calle, entregue una declaración a los medios de comunicación con las explicaciones de la imposibilidad de haber podido cumplir la promesa de Santos y Timochenko de firmar el día de hoy la paz.

Cargando