¿Es realmente necesario un regulador convergente en el país?

Mientras se debate la necesidad el Gobierno adelanta la construcción de una nueva política pública de la televisión.

La feria Andina Link dejo un cierto sin sabor para los cableoperadores que reclamaban una reforma de ley para regularizar servicios Over the top, más conocidos como OTT, compañías con el modelo de negocio de Netflix, o servicios vía streaming.

Los entes reguladores (Agencia Nacional de Televisión y Comisión de Regulación de Comunicaciones) se mostraron escépticos ante la idea de poder establecer una regulación seria que a fin de cuentas no afecte al usuario como está sucediendo en Brasil, pues si se llegará a regular de dicha manera se establecería un cobro a la tarjeta de crédito del usuario por acceder a un servicio ajeno al país, lo que frenaría la fácil accesibilidad a los usuarios de servicios OTT.

Sin embargo, sería la única manera de respetar el bloque constitucional que respeta los tratados internacionales, en este caso el de la neutralidad de la red.

Aunque si el país encaminará una regulación proteccionista del sector de cableoperadores y aleja los servicios OTT, o de alguna manera les generará algún cobro, Colombia se enfrentaría a que la innovación, los servicios vía internet y los emprendimientos se alejaran del territorio nacional, pues sería el único país que hasta el momento encaminaría una regulación de esa manera.

Pero lo cierto es que el país debe hacer un proyecto de ley para una nueva política pública audiovisual, pues la actual lleva 20 años, lo que la hace literalmente obsoleta frente a las nuevas tecnologías. Por lo que se está estudiando detenidamente el panorama para realizar el proyecto que lo encamine a los problemas de la actualidad donde el usuario sea beneficiado.

La propuesta de un regulador convergente en el país

Los diferentes sectores han propuesto la necesidad de un ente regulador convergente, que vea a los operadores de televisión e internet de una misma forma y que establezca unas reglas claras para los actores sin distinción.

Pues en la actualidad los cableoperadores deben entenderse con tres entidades regulatorias, que por cierto en la actualidad han demostrado estar en desacuerdo con respecto a decisiones determinantes para el país, estas entidades son la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), la Agencia Nacional de Espectro (ANE) y la Agencia Nacional de Televisión (ANTV), las cuales definen quién entra al mercado y bajo qué condiciones.

Los cableoperadores critican que en la actual regulación se permita que mientras ellos hacen inversiones en infraestructura y aportan al Fondo de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Fontic), que entre otras financia la televisión pública, muchos OTT ni siquiera tienen oficina en Colombia y no pagan impuestos.

Los actores que se benefician del negocio de la televisión bien sea por cable o por internet deben ser vistos desde la misma regulación para esclarecer el camino y que ninguno tenga ventajas sobre el otro, los beneficios se deben establecer desde la oferta y demanda del mercado, es decir lo que ofrecen y lo que quieren los usuarios.

Otro de los temas fundamentales a tratar, que se podría aclarar y equilibrar desde un regulador convergente de una manera equitativa en el país, es la financiación de la televisión pública en el país, donde el principal financiador son las compañías que prestan el servicio de le televisión paga, que recientemente se tomó la edición de los premios India Catalina a lo mejor de la televisión en Colombia. Lo que demostró que la televisión construida desde proyectos internos del país representan una innovación que no se estancó en las novelas y se radicó en recoger los relatos de la gente desde el periodismo investigativo y periodismo de inmersión, además de otras propuestas.

Claramente no todas las novelas no son vacías de contenidos en la actualidad, el hecho de realizar producciones biográficas de artistas nacionales rescata la memoria histórica del país en anécdotas perpendiculares con hechos de importancia nacional.

Nueva política pública de televisión

Mientras tanto el Gobierno le apuesta a la nueva política donde se comenzó con pie derecho la reunión entre el Ministerio de las Tecnología de la Información y la Comunicación y los diferentes entes reguladores con los cableoperadores donde asistieron más de 130 participantes a la primera mesa técnica de trabajo.

El ministro David Luna Sánchez aseguró que "ante la velocidad a la que evoluciona la televisión, mucho más rápido que la legislación, se hace indispensable hacer ajustes a la política pública".

La mesa de trabajo se centró en identificar los temas más relevantes que deben ser objeto de revisión a la hora de definir la nueva política pública de televisión y contenidos audiovisuales. El insumo generado en este encuentro será puesto a disposición del sector y la ciudadanía en general a través de unas memorias que estarán disponibles en el sitio web.

Estas conclusiones servirán como insumo para las próximas cuatro reuniones sectoriales en las que se seguirán debatiendo los ejes temáticos sobre los que se fundamentará la nueva política pública.

Cargando