¿Quiénes ganan y quiénes pierden con el levantamiento de sanciones a Irán?

Los países europeos se llevarán una buena tajada de la economía iraní cuyo despegue amenaza con hundir los precios del petróleo y disparar el dólar

Tras el levantamiento de las sanciones económica a Irán, producto de la implementación del acuerdo nuclear que se firmó el pasado mes de julio, la República Islámica podrán tener acceso a millones de dólares en activos descongelados en la Unión Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, la incursión de Irán en el mercado internacional representa un riesgo económico para varios países y una derrota diplomática para sus adversarios en la región

Los ganadores

Irán es el principal beneficiado con el levantamiento de las sanciones que llevan décadas asfixiando su economía y que ahora podrá impulsar su sector turístico, impulsar el tráfico aéreo, los negocios bancarios y renovar sus instalaciones petroleras.

Los países europeos se llevarán una buena tajada de estas renovaciones en un país que necesita más de 500 aviones nuevos para deshacerse de una flota obsoleta y que busca la tecnología del viejo continente para modernizar sus plantas petroleras, esto en medio de una relación que no ha sido del todo lejana ya que varias compañías han mantenido negocios en este país islámico.

Las aerolíneas y otras empresas que se benefician del bajo precio de los combustibles que seguirá descendiendo con la incursión iraní, que al ser la cuarta potencia petrolera ampliará la oferta de crudo a nivel mundial.

Los perdedores

Los países que hacen parte del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) que poseen el 30% de las reservas de petróleo del mundo y cuya economía depende de estos ingresos: Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Kuwait, Bahréin, Catar y Omán.

Arabia Saudita no solo pierde económicamente sino que cede terreno en la batalla geopolítica en Medio Oriente que se agudizó tras la ejecución de un importante clérigo chiita que ocasionó la ruptura de relaciones con Irán y desató una oleada de protestas en varios países de la región.

Otros grandes exportadores de petróleo como Venezuela, cuyo crudo alcanzó el precio más bajo de los últimos 12 años y Rusia, que ha tenido que recortar los gastos de su presupuesto por la crisis petrolera y que dejará de ser el centro de la exportación de gas a Europa.

Israel, que ha sido el gran detractor del acuerdo nuclear, pierde su batalla diplomática contra Irán al que ha acusado insistentemente de financiar a grupos terroristas y de amenazar la existencia del Estado judío, sin embargo, está en contactos con EEUU para firmar un documento que les garantice asistencia norteamericana en materia de seguridad para la próxima década.

Estados Unidos gana y pierde

Gana como el gran impulsor del acuerdo nuclear pese a la tensa relación que ha tenido con la República Islámica desde el triunfo de la Revolución en 1979, logra la liberación de varios presos políticos en manos de Teherán y abre la puerta al restablecimiento de relaciones bancarias y comerciales.

Sin embargo, sus empresas tardarán en librarse del embargo económico que se estableció sobre este país desde 1995 cuando la administración de Bill Clinton ordenó que ninguna compañía norteamericana puede invertir en Irán por su supuesto financiamiento a grupos terroristas, más aún con un Congreso de mayoría republicana que es abiertamente opuesto a la relación con Irán y ad portas de las elecciones presidenciales.

También se verá afectado su sector petrolero por la sobreoferta que implicará que Irán entre a competir en un mercado saturado y con los precios cada vez más bajos.

Mientras que su guerra contra el Estado Islámico y la solución política al conflicto Sirio se verán afectadas por la lucha de poderes en Oriente medio en donde Irán jugará un papel fundamental al ser un aliado incondicional del régimen de Bashar Al Assad.

Cargando