Al Museo de Antioquia llega el Circo del Maestro Botero

En esta serie, Botero destaca una de sus principales cualidades como pintor: el manejo del color y su impecable paleta.

Procedente de Suiza y tras haber sido expuesta en Alemania, España, Inglaterra, Italia, y Estados Unidos se podrá apreciar en el Museo de Antioquia a partir del próximo lunes dos de febrero la serie El Circo del Maestro Fernando Botero

 En el Museo de Antioquia se podrán ver 32 óleos y 18 dibujos de los 130 óleos y 50 dibujos que conforman la serie, y el catálogo de la exposición fue prologado por Gustavo Cobo Borda; también tendrá un texto de Juan Camilo Castaño, miembro del equipo de Educación del Museo, explicando la filosofía de El Circo y la coherencia con la carrera artística de Botero

 Acerca de la obra que realizó al encontrarse en México un circo popular el maestro Fernando Botero, cuya conexión con el circo se remonta a los años treinta, cuando, siendo un niño, presenció una función del Circo Ataidi en Medellín, ha dicho: "Una gran revelación. Era igual a los que veía en mi tierra cuando estaba chiquito. Era pobre y lleno de animales famélicos. Todos tenían la ropa colgada en las carrozas que usaban. Me encontré una gran poesía allí, hablé con los artistas y vi un montón de posibilidades para mi pintura"

 En esta serie, Botero destaca una de sus principales cualidades como pintor: el manejo del color y su impecable paleta, además de su icónico uso de la volumetría. Él mismo ha dicho, públicamente, que "los colores del circo son especiales. Uno puede pintar colores tan salvajes como quiera y siempre van a ser lógicos"

 El tema del circo cuenta con un precedente y un legado visual muy importante de muchos artistas: Picasso, Renoir, Seurat, Watteau, Toulouse-Lautrec y Chagall. Al retomarlo, Botero demuestra nuevamente su gran conocimiento y respeto a la historia del arte, presente siempre en su trabajo

 El Circo surgió después de la serie que Botero dedicó a Abu Ghraib, en la que retrató la tortura y el dolor que se vivió en la famosa cárcel iraquí. El artista afirmó sentirse exhausto después de aquellas pinturas, y buscó una temática que le permitiera retomar, por medio del color, formas y expresiones, la alegría y el optimismo. Así, El Circo está en el extremo opuesto de las obras que él dedicó a la violencia en Colombia y a Abu Ghraib

 El artista trabajó durante dos años en la recreación de este espectáculo. "Más allá del colorido, me interesó su movimiento y la filosofía de los cirqueros que son nómadas. Tenía una deuda con todos ellos porque este tema ha sido de gran interés para muchos artistas", ha dicho Botero sobre esta obra, que fue publicada en su totalidad en el libro Circus. paintings and works on paper

 La exposición de El Circo se da tres años después de la muestra Viacrucis, La Pasión de Cristo, con la cual fueron celebrados los 80 años de vida de Botero, quien decidió donar esa serie completa al Museo de Antioquia.

Cargando