Sexo con el Bolero de Ravel

Ni siquiera clásicos del cine en los que se unen música y sexo logran desbancar del primer lugar a Ravel.

Desde cuando Maurice Ravel ejecutó en sociedad su famosísimo Bolero, las parejas sexuales han asociado su melodía con un encuentro sexual tan explosivo como la misma obra musical. Sin embargo, tal vez fue a partir de la película “10, la mujer perfecta” cuando definitivamente quedaron asociados Bolero y sexo

 Ni siquiera clásicos del cine como Mazurca en la cama y otros similares en los que se unen música y sexo logran desbancar del primer lugar a Ravel

 Una simple pero hermosa y sensual melodía de unos pocos compases que se ejecuta con apenas un instrumento de una orquesta completa, da inicio a ese eterno y lento preludio sexual con el que se van excitando los dos miembros de la pareja. A medida que se repite la melodía, con esos mismos pocos compases, pero ahora y cada vez con un instrumento adicional, hacen que se dé un increscendo en el Bolero y en la excitación de los sexuales escuchas

 Para cuando toda la orquesta entra a ejecutar la melodía, maximizando el volumen, el éxtasis musical y el éxtasis sexual se funden (dicen los que lo han logrado así) en simultáneos e inigualables orgasmos explosivos

 Innumerables intentos se hacen a diario para encontrar canciones o melodías que hagan de un encuentro sexual un momento memorable. Están las canciones que las personas se dedican durante un encuentro sexual y que se asocian de por vida, para esa pareja, con un momento apasionado

 Están también las melodías que se asociaron, a voluntad o azarosamente, con un encuentro sexual y en el que su ritmo acompaña y guía los movimientos de tal encuentro. Hay reportes de espectaculares movimientos y orgasmos al ritmo de boleros, de salsa, de merengue, de rap, de raeggeton, de rancheras y, obviamente, de vallenato. No faltan los gomosos de los encuentros sexuales acompañados por música llanera, por cumbias o torbellinos y hasta por mapalé

 Probemos con nuestra música y canciones preferidas para encontrar nuestro mejor acompañamiento. Sin embargo, y hasta ahora, nada parece superar al acompañamiento que ofrece el Bolero de Ravel.    Bien por Ravel.

Cargando