La tecnología ayuda a la transparencia electoral

En sus elecciones de 2010, Brasil hizo la primera prueba con urnas biométricas en 60 ciudades, en las que 1,2 de los 135,8 millones de electores brasileños colocaron su huella dactilar para activar la máquina de votación y emitir su voto.

Con el pasar de los años, la tecnología ha desarrollado herramientas que han permitido elevar sustancialmente los niveles de transparencia electoral. Gracias al desarrollo de soluciones electorales, se han logrado automatizar los procesos de selección, conteo, transmisión y totalización de los votos. No obstante, persisten las irregularidades relacionadas con los registros electorales. Viejas prácticas, como los muertos votantes y personas emitiendo votos múltiples, continúan siendo titulares de los noticieros después de cada elección. En aras de corregir este problema y llevar a cabo elecciones que reflejen en su totalidad la voluntad de la ciudadanía, líderes de la industria de soluciones electorales se han avocado a la tarea de desarrollar soluciones más completas. Es aquí donde entra la biometría: tecnología diseñada para el reconocimiento de cada ciudadano de acuerdo a sus rasgos físicos únicos. Las huellas digitales, el iris, el rostro y la voz son diferentes en cada persona y un dispositivo biométrico de última generación blinda la transparencia en la jornada electoral al detectar cualquier tipo de intento de fraude asociado a la suplantación de identidad del elector

Venezuela, pionera en implementar biometría en elecciones nacionalesEn sus elecciones de 2010, Brasil hizo la primera prueba con urnas biométricas en 60 ciudades, en las que 1,2 de los 135,8 millones de electores brasileños colocaron su huella dactilar para activar la máquina de votación y emitir su voto. Sin embargo, este próximo octubre de 2012, Venezuela será pionera en el mundo en utilizar la biometría a escala nacional durante sus venideras elecciones presidenciales, con el novedoso Sistema de Autenticación Integrado (SAI) desarrollado por Smartmatic. En concordancia con los cuatro niveles de madurez que debe observar un sistema electrónico de votación, a saber: administración de la elección, totalización automatizada, conteo automatizado de boletas electorales y voto electrónico completo, presentes en el sistema de Venezuela desde 2004, con el SAI se alcanza el último eslabón para el blindaje del voto del elector. Éste permitirá la activación de la sesión de votación tras el reconocimiento de la huella digital, en combinación con el número de identificación. Durante la primera auditoría del sistema biométrico a emplearse en Venezuela, Carlos Quintero, director de Tecnología de la Información del Consejo Nacional Electoral, afirmó que la plataforma electoral garantiza el secreto del voto y el principio de un elector = un voto. Señaló que, dentro del cronograma electoral, se contará con nuevas auditorías para verificar el funcionamiento completo del sistema en conjunto con el banco de huellas que estarán almacenadas en cada máquina. Con la introducción de este nuevo dispositivo en las elecciones presidenciales del 7 de octubre, Smartmatic se convierte en la primera y única empresa proveedora de servicios y tecnología tanto electoral como de identidad, en desplegar a escala nacional un sistema de votación con registro biométrico.  

Cargando