Promesas de las Farc no son creíbles hasta que se ejecuten por completo: EEUU

Neda Brown, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo que el fin de la liberación de rehenes y de los secuestros "es un paso importante y necesario"

El Gobierno de Estados Unidos consideró hoy que el anuncio de la guerrilla colombiana Farc de que renuncia al secuestro y liberará a los últimos diez uniformados que mantiene como rehenes es un paso "importante y necesario", aunque advirtió que no será "creíble" hasta que se ponga en práctica

"Estados Unidos apoya la liberación de rehenes y el fin de los secuestros como un paso adelante importante y necesario", dijo Neda Brown, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU

"Recordamos que las Farc han prometido en otras ocasiones la liberación de presos y que esas promesas no son creíbles hasta que se ejecuten por completo", añadió

La portavoz respaldó el llamamiento del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) "renuncien a toda violencia y actividades al margen de la ley, y liberen a todos sus rehenes"

La guerrilla anunció el domingo, en una declaración pública del secretariado o mando central rebelde divulgada en su sitio en internet, que liberará a los últimos diez uniformados que mantiene en condición de rehenes

Además, aseguró que ha decidido renunciar a las "retenciones de personas" con fines financieros, tal y como reclamaba reiteradamente el Gobierno colombiano

El secuestro ha sido una de las fuentes económicas de la guerrilla, la más antigua del continente, que incluso elevó esa práctica a una "ley" rebelde de 2000 relativa a la financiación de su lucha armada

Los rehenes por liberar serán los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcía, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza, y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina

Son uniformados que fueron tomados cautivos en asaltos realizados por los rebeldes entre 1998 y 1999, en los peores años de la actividad de las FARC, que se alzó en armas en 1964

En la lista de rehenes también aparece Luis Eduardo Peña, subcomisario de la Policía Nacional y de quien se desconoce si sigue con vida. Tanto las Farc como la excongresista colombiana Piedad Córdoba han insinuado que Peña murió en cautiverio.

Cargando