Locomotora minera, entre el reto económico y ambiental.

El boom minero y petrolero traería mayores recursos económicos, pero expertos advierten que como consecuencia se estaría poniendo en peligro el medio ambiente y la diversidad.

El boom minero y petrolero por el que está atravesando el país, según el Gobierno Nacional, traería mayores recursos económicos, pero expertos advierten que como consecuencia se estaría poniendo en peligro el medio ambiente y la diversidad

La locomotora minera del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos es la que genera mayor expectativa. Todas las apuestas están centradas en un nuevo boom petrolero, similar al de 1999, que le permita ahorrar las reservas de estas ganancias si la economía nacional entra en recesión. Según la estatal Agencia Nacional de Hidrocarburos, en los próximos 18 meses, la producción alcanzará un nivel histórico que oscilará entre 1 millón y 1 millón 200 barriles diarios. “Siempre hay posibilidad de aumentar, pero también se gastan 250 mil barriles diarios, así que hay que mantener una reserva de 300 mil barriles”, aseguró Armando Zamora, de la Agencia Nacional de Hidrocarburos

La idea es invertir estos recursos en el desarrollo productivo de la nación. Con la reforma a la redistribución de las regalías, el gobierno espera repartir equitativamente al menos 12 billones de pesos en ganancias y le asegura ingresos por 9 billones de pesos anuales, que desde el primero de enero del próximo año, deben destinarse en porcentajes para la ciencia, la tecnología y el ahorro de las regiones. Sin embargo, hay preocupación dentro del sector porque sistemáticamente ha aumentado el precio de la gasolina al consumidor, lo que ha generado las críticas de los usuarios. “Lo que nos tememos es que se va a generar un caos en las estaciones de servicios del país. Muy seguramente el aumento va a traer consecuencias negativas para la rentabilidad de todos”, alertó Juan Carlos Yepes, presidente de la federación distribuidores minoristas de gasolina, Fendipetroleo

En otro apartado, la explotación de oro representa un activo para el Gobierno. Las minas de La Colosa, en Tolima y Santurbán en Santander están entre las más grandes del mundo. Sin embargo, estos lugares son reservas naturales y el gobierno tiene interrumpido el permiso a las multinacionales para explotar el mineral. Este año detuvo la explotación de las acciones de la multinacional Greystar que tenía amenazada la biodiversidad en Santurbán y que además destapó irregularidades en la entrega de títulos mineros no solo allí, sino en muchas partes del país

“Hay una celeridad anormal entre cuando se inscribe y se saca el título, que debería durar mil días. Estamos hablando de unas irregularidades”, reveló el ministro de minas, Carlos Rodado

Los ambientalistas no creen que sea posible explotar estas zonas sin que no exista un daño para los ecosistemas. Julio Fierro, geólogo, denuncia que sigue la amenaza contra los recursos hídricos en Santander

Otro problema que enfrenta el sector y ha rezagado su desarrollo es la minería ilegal. Según la defensoría del pueblo, al menos el 50 por ciento de las minas en el país no poseen los títulos necesarios para su funcionamiento y no tienen el control del Gobierno. Varios campos mineros son usados por la guerrilla para sus acciones terroristas. El gobierno anunció un plan de choque para cerrar estos lugares y a través de un barrido cerrará las que no estén en regla

La riqueza minera de Colombia es variada y pone al país en el ojo de multinacionales. El reto que admite tener el Gobierno es balancear el desarrollo económico con la protección ambiental

Cargando