Gestores de paz: 'un fiasco', señalan expertos

Desde el año 2009 cuando el gobierno nombró a alias ‘Olivo Saldaña’, ‘Karina’ y ‘Samir’ como gestores de paz, poco se sabe de su labor.

Desde el año 2009 cuando el gobierno nombró a Raúl Agudelo, alias ‘Olivo Saldaña’; a Nelly Ávila Moreno, alias ‘Karina’ y Dannis Daniel Sierra Martínez, alias ‘Samir’, como gestores de paz, poco se sabe de su labor. La tarea encomendada era apoyar procesos de reinserción, pero actualmente es cuestionada desde varios sectores de la sociedad

Los ex guerrilleros de las Farc están autorizados para contactar a miembros de la guerrilla que quieran desmovilizarse y entrar a un proceso de paz, sin embargo, es poco lo que han podido hacer en opinión de la investigadora Claudia López, quien señala que su figura más que estimulante es desafiante

"Lo que queda de las Farc y sus dirigentes los van a considerar unos traidores y objetivos de guerra y no gestores de paz. Creo que Olivo Saldaña es un fiasco, me parece que es un habla paja, desconfío de su criterio y creo que Karina ha tenido mínimos resultados", explicó

Aunque la creación de la figura de gestores de paz tuviera una buena intención, hoy su trabajo, según Luis Eduardo Salcedo de la Asamblea Permanente de la Sociedad Civil, ha servido solo para señalar y poner en peligro a defensores de derechos humanos, al tiempo que evaden responsabilidades con sus víctimas

"Las víctimas con todos estos procesos no se les ha beneficiado en absoluto, siguen igual no se han resuelto cosas de la justicia frente a lo que hicieron. Creo que esta figura contribuyó a un ambiente de impunidad", anotó

Otro de los desaciertos tiene que ver con el escenario de guerra, en el que fueron concebidos, advierte Antonio Madariaga de la Mesa de Víctimas

De cualquier manera, alias ‘Karina’, ‘Olivo Saldaña’ y ‘Samir’, siguen como Gestores de Paz dedicados a dictar charlas y asistir a seminarios, al tiempo que visitan cárceles y hablan con medios de comunicación. Ellos siguen presos, sus procesos judiciales continúan y tienen ciertas prerrogativas para cumplir con sus agendas

Lo más delicado de la situación es que hasta el anterior Gobierno los gestores de paz le rendían cuentas a la Oficina del Alto Comisionado para La Paz, pero ahora en esta administración, la dependencia no existe y el actual Consejero para la Reintegración, Alejandro Eder, reconoce que este proceso está paralizado y desconoce en el momento cómo se enfrentará y quién estará a cargo

Cargando