Medellín huele a poesía, se llena de versos y poetas

Se abre en Medellín el décimo noveno Festival de Poesía que cuenta con la participación de 63 poetas de 43 países que estarán en todos los rincones de Medellín.

Con la presencia de 65 poetas de 43 naciones, el 04 de julio a partir de las cinco de la tarde en el Cerro Nutibara, se dará inició a la XIX edición del Festival Internacional de Poesía de Medellín, Festival declarado patrimonio cultural de la Nación y Premio Nobel Alternativo por el Parlamento Sueco en 2006

Este año el Festival desarrollará 136 actividades masivas, entre ellas 94 lecturas colectivas de poemas, 79 de ellas en Medellín; 13 lecturas individuales de poesía en diálogo con el público; 14 recitales en otras 11 ciudades colombianas; 18 lecturas de poemas 16 en municipios antioqueños; 15 talleres de poesía, 5 cursos y 10 conferencias, estas últimas actividades en la Décima Tercera Escuela de Poesía de Medellín, que transcurre paralela al Festival. Importantes protagonistas de la poesía mundial contemporánea tomarán parte en este encuentro cumbre de la poesía mundial, convocado y organizado por la Revista Prometeo, entre ellos un fuerte bloque de poetas asiáticos, que incluye al libanés Fuad Rifka, traductor de Rilke y Trakl al árabe y autor de 16 libros de poemas y cuatro de prosa; el vietnamita Nguyen Quang Thieu, poeta, narrador y pintor, premio nacional de poesía en su país; el iraquí Fadil Al-Azzawi, actualmente en Suecia, quien sostiene que la poesía “arranca las máscaras de los rostros de los vendedores de ilusiones, revelando la verdad oculta”, el poeta palestino Ghassan Zaqtan, actual presidente de la Casa de Poesía de Ramallah, también guionista de cine y dramaturgo; y la destacada poeta y activista jordana por los derechos humanos del mundo árabe Fathiet Saudí. El festival ha sido concebido como una liberación espiritual y emocional para los ciudadanos colombianos, oprimidos por décadas de guerra y violencia, que han dejado cientos de miles de muertos, heridos, mutilados, secuestrados y desaparecidos.

Cargando