Bush: "La Guerra Fría ha terminado. Rusia no es el enemigo"

"La Guerra Fría ha terminado", ha dicho hoy el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que ha querido dejar claro a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que "Rusia no es el enemigo" y por tanto no tiene nada que temer, al revés, debería colaborar en la instalación del sistema de defensa antimisiles que Washington va a levantar en el este de Europa

"La Guerra Fría ha terminado", ha dicho hoy el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que ha querido dejar claro a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que "Rusia no es el enemigo" y por tanto no tiene nada que temer, al revés, debería colaborar en la instalación del sistema de defensa antimisiles que Washington va a levantar en el este de Europa.

El mandatario norteamericano llegó anoche a Praga, primera etapa de su gira europea previa a la cumbre del G-8 que comienza mañana en Heiligendamm (Alemania). La República Checa es uno de los países que formó parte de la órbita de la Unión Soviética y ahora servirá de plataforma para el escudo antimisiles proyectado por Washington. Bush tiene previsto pasar en las próximas horas por Polonia, también antiguo Estado comunista y otra pata del proyecto norteamericano. En ambos países, la opinión pública está mayoritariamente en contra del proyecto, pero sus Gobierno respaldan con solicitud las intenciones de la Casa Blanca.

Quién más furibundo se ha enfrentado al sistema de defensa ha sido Rusia. Putin ha acusado a Estados Unidos de utilizar Europa en una carrera de armamento nuclear que "ya está en marcha" y ha anunciado que su país se verá obligado a apuntar sus misiles hacia objetivos de Washington en el continente. Precisamente hace unos días Moscú probaba con éxito un proyectil intercontinental de última generación.

"No nos escuchan", se ha quejado el mandatario ruso en referencia a la Casa Blanca, en una entrevista publicada ayer por varios medios en la que retomaba la dialéctica de la Guerra Fría. En su opinión, la instalación "por primera vez en la historia en el continente europeo" de "elementos del potencial nuclear" norteamericano "cambia toda la configuración de la seguridad internacional". "Está claro que no es contra ellos", ha dicho en referencia a Corea del Norte o Irán, y [está] claro que no es contra nosotros, porque Rusia no tiene intenciones de atacar a nadie. ¿Para qué se necesitan entonces?", se pregunta Putin. Como respuesta baraja dos hipótesis: o bien para obligar a Moscú a responder o bien "para no permitir que continúe el acercamiento de Rusia con Europa".

Washington respondió anoche preocupado a las palabras de Putin. El consejero de seguridad nacional de Bush, Stephen Hudley, afirmó que "hay una escalada en el discurso" de Moscú, y "eso no ayuda". Hoy Bush ha intentado desactivar esta crisis: "Éste es un un sistema puramente defensivo y no dirigido a Rusia", ha afirmado en el Castillo de Praga, flanqueado por el presidente checo, Václav Klaus, y el primer ministro, Mirek Topolánek. Así las cosas, Moscú no debería "temer" el escudo. De hecho, Bush ha ofrecido a Putin participar en el sistema, que será coordinado por la Alianza Atlántica.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir