Londres intenta restablecer hoy la normalidad en medio de fuertes medidas de seguridad

Los servicios secretos y la policía británicos están llevando a cabo una masiva operación para intentar encontrar a los responsables de los atentados cometidos el jueves en Londres, que dejaron al menos 50 muertos y unos 700 heridos

Los servicios secretos y la policía británicos están llevando a cabo una masiva operación para intentar encontrar a los responsables de los atentados cometidos el jueves en Londres, que dejaron al menos 50 muertos y unos 700 heridos.

Los atentados, de los que ya se ha responsabilizado la red terrorista Al Qaeda, como había comentado el ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, afectaron a las estaciones de Metro de Liverpool Street, King's Cross y Edgware Road.

En declaraciones desde la localidad escocesa de Gleneagles, donde participa en la cumbre del Grupo de los Ocho (siete países más industrializados y Rusia), Straw dijo que los atentados llevan "la marca de Al Qaeda".

Según informó Scotland Yard, 21 personas fallecieron en la explosión de la estación de King's Cross, mientras que siete murieron en la de Liverpool Street, y otras tantas en Edgware Road.

Asimismo, otras dos personas fallecieron a causa de la deflagración de un artefacto explosivo en el interior de un autobús urbano, que se produjo en las inmediaciones de la estación de Russell Square.

Docenas de miembros del MI5 (el servicio británico de contraespionaje) están reunidos en el cuartel general de este organismo para encontrar cuanto antes a los autores de los atentados, los más graves de la historia del Reino Unido y que han recordado las tragedias del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, y del 11 de marzo de 2004 en Madrid, informó la BBC.

De acuerdo con la emisora, los atentados pretendían causar el mayor daño posible sobre objetivos civiles considerados "blandos", es decir, que carecían de cualquier protección u otra medida preventiva.

Asimismo, la BBC señaló que, a diferencia del que siempre fue el "modus operandi" clásico de los grupos terroristas republicanos norirlandeses, los autores de la matanza del jueves no avisaron con anterioridad de la colocación de las bombas, lo mismo que sucedió el 11-M en Madrid.

Según fuentes oficiales británicas de las que se hace eco la emisora, se están apurando al máximo todas las líneas de investigación, aunque ya han recalcado que aún se tardarán varios días antes de tener algún dato concreto sobre los responsables de este hecho.

Fuentes policiales comentaron que se está analizando el comunicado por el que un grupo -hasta ahora desconocido, pero igualmente en apariencia fiduciario de Al Qaeda- denominado "Grupo de la Organización Secreta Al Qaeda y de la Organización para la Yihad en Europa" se atribuía los atentados.

En un comunicado, el citado grupo afirmaba que los atentados son una venganza por las "matanzas" que el Reino Unido está cometiendo en Irak y Afganistán, al tiempo que en dicha nota los terroristas se vanagloriaban de haber hecho que la población británica "se abrase en el miedo y el pánico".

Al mismo tiempo, en la nota los terroristas advertían a Dinamarca e Italia de que se enfrentarán a acciones semejantes si no retiran a sus soldados de Oriente Medio.

Un alto responsable de las fuerzas de seguridad británicas declaró a la BBC que se está analizando con todo detalle el comunicado, si bien indicó que aún no se descartan por completo otras hipótesis.

Asimismo, se está investigando si los atentados fueron obra de terroristas suicidas, aunque se hizo hincapié en que aún es prematuro conjeturar nada en cualquier sentido.

Entretanto, el Metro de Londres funcionará hoy con relativa normalidad, tras los atentados terroristas.

Portavoces del Servicio Londinense de Transportes dijeron que, de las trece líneas que integran el ferrocarril suburbano de la capital británica, tan sólo dos permanecerán cerradas hoy: la Circle y la Hammersmith and City, que son aquellas en donde se encuentran las tres estaciones afectadas por los atentados: Liverpool Street, King's Cross y Edgware Road.

También las líneas District, Metropolitan y Piccadilly (una de las más frecuentadas de Londres, pues termina en el aeropuerto de Heathrow) prestarán un servicio reducido, indicaron los portavoces.

Por otra parte, las estaciones de ferrocarril funcionarán con total normalidad, salvo la de King's Cross.

El servicio de autobuses urbanos funciona sin problemas, salvo en las zonas más afectadas por las explosiones del jueves, que son King's Cross, Aldgate y Russell Square.

De hecho, la pasada madrugada, el servicio nocturno de autobuses funcionó prácticamente a pleno rendimiento, a excepción de las áreas ya mencionadas.

Un portavoz del Servicio de Transportes de Londres declaró que "se están aplicando controles de seguridad con carácter extraordinario en todos los autobuses, paradas de autobús e incluso en las propias cocheras."

Asimismo, señaló, "se han desplegado agentes de Policía en puntos estratégicos del centro de Londres" relacionados con el servicio de autobuses.

Cargando