10AM HOY POR HOY
10AM HOY POR HOY

“Valió la pena atreverse a jugar al fútbol”: Myriam Guerrero

"Sueño con el día que se acabe el estigma hacia el fútbol femenino y aspiro a ver a una mujer como directora técnica de la selección masculina"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Myriam Guerrero, primera capitana de la Selección Femenina de Fútbol, narró para 10AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, la entrega que hizo a Linda Caicedo con la distinción como mejor jugadora de la semifinal luego de que el seleccionado colombiano aseguró su pase a la final de la Copa América derrotando un 1 a 0 al seleccionado argentino. Myriam además, narró su historia en el deporte y la experiencia de clasificar a la final de la Copa América femenina en 2003. 

Myriam Guerrero nació en 1963 en Bogotá, creció viendo jugar al fútbol a su hermano mayor, Carlos Alfonso, en encuentros de fin de semana con amigos. Ella mencionó que "debía cumplir con las tareas de la casa" para que su madre le concediera el permiso de acompañar a su hermano.

"Un día armamos un piquesito entre los demás niños que iban a acompañar a sus papás, los amigos de mi hermano, y de ahí me fuí interesando por aprender a jugar" contó Myriam, su hermano fue quien le enseñó los primeros gestos técnicos "me enseñó a parar el balón, a pegarle con la parte interna, él era delantero y me enseñó a hacer los goles".

La ficha goleadora

Los encuentros de fútbol en las canchas de barrio y con los amigos de Carlos, luego se tornaría es su primera escuela, la ahora directora técnica de la selección femenina, mostró siempre gran desempeño al punto que los equipos se peleaban por ella por que era la goleadora que aseguraba el helado o el roscón que apostaban cada fin de semana.

"Recuerdo que mi hermano mientras me enseñaba sus destrezas me dijo: "si lo va a hacer tiene que hacerlo bien" y yo fui buena alumna", dijo Myriam en un tono humilde entre risas.

Sobre sus estudios en Rusia

Myriam Guerrero estudió Licenciatura en Educación Física en la Universidad Pedagógica Nacional y se especializó en Fútbol de Equipos Femeninos y Juveniles en el Instituto Central de Educación Física de Moscú.

"Cuando llegué a la facultad me ofrecieron otros deportes menos fútbol, sin embargo, yo les dije: "si no me dejan entrar al programa de fútbol, perfecto me dan el pasaje de vuelta para mi país", ni el decano ni la secretaría lo podían creer", narró Myriam sobre su claro interés en este deporte. Fue la primera mujer del Instituto en estudiar fútbol, un programa que le ofertaban solo a los hombres.

"Con lágrimas de sangre" pero valió la pena soñar y atrevernos a jugar al fútbol

El fútbol femenino colombiano nunca, a lo largo de su historia (que comienza oficialmente en la década de los 90), ha tenido los mismos privilegios que el fútbol masculino. Desde la estigmatización social hacia las mujeres que juegan, hasta la poca, casi nula, disponibilidad de recursos; el fútbol femenino ha tenido que, como lo mencionó Myriam, pelearse "hasta con las uñas" su lugar en las canchas.

Myriam señaló que, a ella le tocaba entrenar después de los entrenamientos de los hombres: "nunca había luz en las canchas, los papás de las jugadoras tenían que encender las luces de sus carros para que pudiéramos ver la chancha y al balón. La respuesta de los directivos siempre era que debían ahorrar el recurso para cuando los hombres tuvieran partidos".

"El fútbol femenino vivía en las sombras, nadie lo apoyaba, fueron 32 años de "lágrimas de sangre" que hoy por hoy cobran sentido pues, el fútbol femenido, se ha adquirido, valorado y ratificado como un derecho para cualquier mujer que le apasione", exaltó Myriam.

Cada vez más cerca de ganar

Myriam Guerrero tuvo la esperanza llevar a la selección femenina de fútbol a la primera final en el Campeonato Sudamericano Femenino de 2003, ilusión que le fue arrebatada luego de que el marcador de semifinales terminará en un 3 a 2 definitivo que le daba el pase a la selección de Argentina sobre la tricolor.

Pero el sueño de Myriam apenas comenzaba, ella no se esperaba que 19 años después, las vueltas de la vida y la magia del fútbol volviera a presentar a estas dos selecciones, la colombiana y la argentina, disputando otra vez el cupo a una final de la Copa América. El equipo de las cafeteras tuvo su revancha y salieron victoriosas sobre el equipo "albiceleste" quedando en un marcador que anunciaba un 1 a 0.

"Es una emoción más allá de lo pensado y lo soñado", confirmó Myriam luego de que la selección Colombia llegará a finales de la Copa América. "Colombia está entendiendo que al fútbol femenino hay que mirarlo, y apoyarlo, es lo que más satisfacción le ha dado a nuestro país en los últimos 10 años".

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir