Al Punto de Alejandro Santos Rubino
Al Punto de Alejandro Santos Rubino

¿Es conveniente volver a revivir el Proceso 8.000?

¿Qué tan bueno es para el país revivir esos episodios del pasado. No es hora de pasar la página?

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Lo que ha ocurrido con la resurrección del Proceso 8.000 y el cruce de cartas entre Pastrana, los hermanos Rodríguez Orejuela y Samper sobre la financiación del narcotráfico en las campañas presidenciales de los años noventa, plantea un debate sobre la conveniencia de reabrir un capítulo que parecía cerrado.

En este episodio, sabemos bastante bien qué pasó. Entraron dineros calientes a las campañas. La Comisión de Acusaciones archivó en su momento la investigación contra Samper. ¿Qué si sabía o no sabía realmente nos trasnocha 20 años después? El país tiene hoy problemas mucho más graves y urgentes en materia de verdad, justicia y reparación como para sumarle ahora este capítulo que es más hoy una cruzada del expresidente Pastrana que una preocupación de Colombia.

Lo cierto es que este episodio sí plantea una reflexión sobre cómo tramitar la verdad, o las verdades, sin dividir aún más la sociedad, sin que abra nuevos ciclos de violencia, impida la reconciliación o agudice la polarización.

Y ese es el gran desafío de la Comisión de la Verdad. Tratar de entender qué pasó y porqué pasó, para no volver a repetir esa historia de violencia. Y en ese proceso, tendremos que procesar cual es la dosis de verdad, de memoria, de perdón y de olvido.

¿Puede el informe de la Comisión de la verdad dividir más a Colombia?

Más que un factor de división, es un espacio de reflexión, de entendimiento y de reconciliación. La Comisión ha hecho un enorme esfuerzo por oír a todos los sectores de la sociedad colombiana: víctimas, militares, guerrilleros, paramilitares, políticos, ex presidentes, empresarios, etc. Oír sus testimonios y sus versiones de la historia nos va a permitir darnos cuentas que lo sucedido en Colombia en los últimos 50 años no es una película donde hay buenos y malos sino que es un retrato lleno de tonalidades de grises donde los protagonistas, procesos y flagelos se entrecruzan entre sí.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir