#SinNorte

Los nuevos pobres

El trabajo ha sido la formula para dejar se ser pobre. Pero hoy, aunque se trabaje largas horas, se sigue viviendo en condiciones parecidas a la pobre

Estudiaron en buenas universidades, tienen incluso maestrías y trabajan en grandes empresas, pero no les alcanza para vivir y se ahogan en deudas. Estos son los nuevos pobres.

La pobreza ha estado ligada siempre al desempleo y la falta de dinero para costearse a una vida. El trabajo ha sido la formula para dejar se ser pobre. Pero hoy, aunque se trabaje largas horas, se sigue viviendo en condiciones parecidas a la pobreza. Este es el caso de muchos jóvenes profesionales en Estados Unidos a los que sus salarios no les alcanzan para pagar los altos costos de vivienda, educación, salud, transporte, alimentación y servicios básicos.
Los nuevos pobres estudiaron en las mejores universidades y trabajan en grandes empresas pero no les alcanza para vivir dignamente.

Aunque se trabaje se sigue siendo pobre en gran parte por dos factores: Primero porque Estado de Bienestar, que debería asegurar las necesidades básicas a sus ciudadanos, porque para eso se le pagan altos impuestos, dejó de ofrecer el cubrimiento básico de la educación, la vivienda y la salud que ofrecía a generaciones recientes como la de nuestros padres. Necesidades básicas que ahora tienen que asumir las nuevas generaciones a un costo altísimo. En Estados Unidos, por ejemplo, el salario medio es de 45 mil dólares al año o 3750 dólares al mes. Dinero, que en ciudades como Washington, Nueva York o San Francisco que ofrecen más empleo, no alcanza para vivir.

Al desglosar los gastos, la renta en estas ciudades es cerca de 1500 dólares al mes por un apartamento compartido porque un estudio de 30 metros cuadrados supera los 2000 dólares La educación es carísima y 40 millones de profesionales tienen deuda estudiantil. La cosa es más grave para los que tienen posgrado porque se gradúan debiendo 87 mil dólares y paga entre 700 y 1500 dólares al mes. Una deuda estudiantil que suma 1,5 trillones de dólares a nivel Nacional. En salud, para evitar cuentas millonarias por una visita al médico hay que pagar un seguro de salud que cuesta cerca de 350 dólares al mes. El costo de transporte público mensual es de 250 dólares y a todo esto hay que restarle también el 20% de impuestos sobre el salario. Cuentas que no dejan ni un dólar para comer, vestir y entretenerse. Y por eso la mayoría de las personas en EE.UU tiene que acudir al crédito y vive endeudada toda su vida De hecho, por primera vez en la historia la deuda de las tarjetas de crédito en Estados Unidos superó el trillón de dólares.

El segundo factor que explica el crecimiento de los nuevos pobres es que los salarios no han aumentado tanto como lo ha hecho el costo de vida. En palabras más técnicas, en los últimos años, el salario real del promedio de las personas no se ha ajustado a la inflación. (gráfica) De hecho, el salario real de los americanos bajó un 1,3% desde finales del 2017 y el Pew Center afirma que los americanos tienen hoy el mismo poder adquisitivo que tenían hace 40 años. (Gráfica) Esto quiere decir también que el crecimiento económico no ha beneficiado a la mayoría de las personas que sienten que su salario real se estanca.

El estado de bienestar desaparece cada vez más y el beneficio del crecimiento económico es de unos pocos. Los nuevos pobres terminan optando por alargar sus vidas en la casa de sus padres, como lo hacen el 33% de los jóvenes americanos entre 25 -29 años o escogen no tener hijos ni construir familias como lo muestran la disminución en los índices de natalidad. Los nuevos pobres viven una vida muy limitada en el país que tanto promueve la libertad. Eso si, el consumo se protege sagradamente y los bancos le ofrecen el crédito necesario para que uno siga creyendo que porque puede elegir entre un producto u otro, es libre. Dato: La deuda del consumidor en Estados Unidos llegó al record histórico de 4, 000,000,000,000 de dólares en el 2019.

Cargando