De Película

Alerta Submarina, la pobre recreación de la tragedia del Kursk

La coproducción entre Bélgica y Luxemburgo, apenas si da un somero vistazo a una de las noticias más tristes para la marina rusa.

En la mañana del 12 de agosto, de 2000, en las profundidades del Mar de Barents, una de las insignias de la Flota Norte Rusa, el K-141 Kursk, un poderoso submarino de propulsión atómica, sufrió dos estallidos en su interior, tocando fondo y dejando a más de la mitad de la tripulación muerta.

Pese a los ofrecimientos de ayuda internacional, con el tiempo corriendo en contra de los pocos sobrevivientes, el gobierno ruso mantuvo su mano dura, al no permitir la injerencia de gobiernos extranjeros en las maniobras de rescate. Infortunadamente esta decisión selló el fatal destino de los pocos tripulantes que lucharon por mantenerse con vida. @caracoldepeli

 

 

 

 

Cargando